Líderes de diferentes cultos religiosos se reunieron de manera virtual en un encuentro organizado por la DAIA, con el objetivo de «reflexionar sobre los efectos que genera la pandemia en los seres humanos» y para «transmitir un mensaje de colaboración y esperanza hacia la comunidad».

Las autoridades de la DAIA destacaron que se lleva adelante «un modelo de integración entre confesiones que promueve un diálogo saludable, que en tiempos de crisis se hace aun más necesario».

El panel estuvo compuesto por Isaac A. Sacca, Gran Rabino de la Comunidad Sefardí de Buenos Aires y presidente de Menorá; monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA); Nancy Falcón, Directora Ejecutiva del Centro del Dialogo Intercultural ALBA, y Marcelo Figueroa, Presbítero Evangélico.

Jorge Knoblovits, presidente de la DAIA, expresó que «contar con la presencia de este panel resulta de una experiencia absolutamente única, de un modelo interreligioso que tenemos en Argentina que es digno de exportar».

Posted by Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas on Tuesday, May 26, 2020

A su turno, el rabino Isaac Sacca resaltó: «Una crisis como la que estamos viviendo nos recuerda algo esencial, que es que todos somos iguales, aunque tengamos diferentes opiniones, caminos o relatos, somos hermanos, hijos del mismo creador y quienes no creen, también se dan cuenta de que estamos en el mismo barco».

«Vivimos en tiempos de enorme desequilibrio en las relaciones con nosotros mismos, entre los hombres y con la naturaleza, y esta falta de armonía nos tiene que permitir reflexionar sobre el horizonte que nos espera», expresó Ojea.

En tanto, el titular de la CEA señaló: «Esta desmesura hizo que hayamos perdido el control y nos hace replantear su espacio de fraternidad, y que ahora tengamos un envión para que poseamos una vida más humana, más noble y de mayor respeto por cada ser y por la diversidad».

«En un mundo desequilibrado, el concepto de paz toma una dimensión mayor frente a esta pandemia, y requiere una integración ecológica y de armonía entre nosotros y Dios. Tenemos que celebrar la paz integral, y la riqueza de la diversidad y la igualdad«, agregó Marcelo Figueroa.