Abril llega con un clima fresco y otoñal, como también se avecina un nuevo aumento en los combustibles que mueven los motores del país.

Por una actualización de impuestos que no llegó al precio en su totalidad con el incremento de marzo, y los aumentos de las últimas semanas del dólar y del barril de crudo, abril llegará con un nuevo incremento en los combustibles líquidos que se comercializan en Argentina.

Los valores se elevarán durante la primera semana del mes próximo y dicha suba no será menor al 4%. De afinarse los números, el litro de nafta super rondaría los 44 pesos.

Conclusión dialogó con un empresario ligado al rubro estaciones de servicios, quien explicó las causas de la suba de los combustibles. Al consultarle sobre los aumentos de abril y el ritmo de ventas en las estaciones de servicios, el empresario dijo que “las ventas por litro en promedio bajaron fuertemente con un aumento de precios generalizado y en el bolsillo de la gente es más duro afrontar un tanque lleno de $2.000. En abril tienen que subir nuevamente el precio en base al aumento de petroleo que hubo. El barril de petroleo estaba tocando los 64 dolares en febrero y ahora está superando los 68 dolares”.

>Te puede interesar: La nafta aumentó por decimocuarta vez en 2018 y en el nordeste alcanzó los $54

Respecto de los motivos por los que se dan estas subas, el responsable de la estación de servicio mencionó: “Entiendo a las petroleras que tienen que aumentar el precio para cubrir su barril de petroleo. En Argentina se basa en eso su valor del precio. El dolar aumentó y es un comoditie internacional que va a perjudicar el precio al consumidor, es decir se traslada directo al consumidor y no lo absorbe nadie. También en el mes de marzo hubo un aumento de impuestos que afectó directamente el precio y va a seguir aumentando”.

El empresario aclaro que “las estaciones de servicios siempre van a querer mantener las fuentes de trabajo” en un escenario donde lo primero que preocupa al haber bajas en ventas son los empleados.

Las estaciones de servicios funcionan como “embudo” de los reclamos de usuarios de este servicio fundamental para la vida de una sociedad, ya que son la cara visible de un mercado invisible que directamente modifica e incide en el precio del combustible de cada país.

“El aumento de precios no depende ni de las petroleras ni de las estaciones, el aumento de precio lo establece el mercado. El precio va aumentar sí o sí, si siguen aumentando el petróleo y el dólar. Lo que más afecta a la estación de servicio es la parte impositiva y los costos. La luz aumentó un 80%. El impuesto interno aumentó y somos el embudo de la economía y hasta ponemos la cara debido a los aumentos”, finalizó el empresario.