Por Facundo Díaz D’Alessandro

Es una frase hecha pero no por ello menos cierta (y sobran ejemplos para afirmarlo), que un país es rico, no cuando tiene recursos naturales para explotar, sino cuando tiene una sociedad educada integralmente.

La educación es un concepto central que desde discursos políticos, empresariales y académicos suele ponerse como objetivo o necesidad vital para el desarrollo de una nación, pero que suele ser postergado a la hora de materializar en realidad las valoraciones ideológicas.

A contramano de esto, la Fundación Sí, ONG enfocada en la inclusión social, acaba de anunciar el comienzo de un proyecto que culminará con la construcción de una nueva residencia destinada a estudiantes y en nuestra provincia, en Santa Fe capital.

Rosario ya cuenta con una vivienda de estas características, que alberga mayoritariamente estudiantes del norte santafesino, también de Arequito, Las Toscas, y de ciudades de provincias vecinas, como la cordobesa localidad de Intiyaco.

> Te puede interesar: Educación y trabajo: ejemplos para apuntalar el debate desarrollista

Estas edificaciones se enmarcan dentro de la iniciativa de la Fundación destinada a la construcción de residencias universitarias cercanas a zonas rurales, para que puedan vivir gratuitamente allí y formarse estudiantes de esas regiones desfavorecidas.

“Actualmente funcionan 10 casas de este estilo, que congregan alrededor de 320 estudiantes. La número 11 está actualmente en obra en Santiago del Estero y la próxima, una vez que culmine el desarrollo del proyecto previo, será en Santa Fe”, explicó Manuel Lozano, presidente de la fundación, en diálogo con Conclusión.

“Se trata de pensar en el largo plazo, y de empezar a generar esta iniciativa de salir adelante para un montón de chicos que no tenían pensado ejercer el derecho que tienen a desarrollarse, estudiar, cumplir su sueño, y con esto pueden vivir cerca de las universidades, muchos ya están recibidos, por recibirse, o recién arrancando”, puntualizó.

Respecto al profundo rol transformador del proyecto, que “las dos nuevas casas van a profundizar”, Lozano agregó: “Los chicos empiezan a decir ‘tengo la posibilidad de estudiar lo que quiero’, y eso permite quebrar el circulo de la pobreza, que es lo que da la educación, sobre la que se habla mucho pero se hace poco. Por cada una de estas casas pasan cientos de jóvenes que pueden recibirse y volcarlo en el desarrollo de nuestra querida Argentina”.

Pensado y hecho en acero

Antes de eso, deberá completarse la segunda edición del concurso “Pensando en Acero”, impulsado por la empresa de origen brasilero Gerdau, radicada en la vecina localidad de Pérez, y cuyo lanzamiento tuvo lugar días atrás en el stand de la firma en la Expoagro, la muestra agroindustrial que congrega más de 150 mil personas en el autódromo de San Nicolás.

Tras del éxito de la primera edición, donde participaron más de 16 universidades de 9 provincias, la acería vuelve a aliarse con la ONG Ingenierías Sin Fronteras y la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Civil (Aneic).

> Te puede interesar: Expoagro 2019: el optimismo del campo reflejado en la vidriera política

Los estudiantes de esos grupos deberán moldear un anteproyecto de un prototipo de vivienda “unifamiliar, modular y escalable”, con estructura principal en perfiles estructurales W Gerdau y sistemas de losas y cerramientos de tipo industrializado.

El anteproyecto elegido será llevado a la realidad por Gerdau en un terreno que la Fundación Sí dispondrá en la ciudad de Santa Fe, que será utilizada por jóvenes del norte provincial.

“Esta alianza con Gerdau nos permite pensar a largo plazo, en una renovación constante”, aseguró Lozano.

“Imagínate para una fundación como nosotros, que somos un equipo de voluntarios, que se acerque una empresa que nos cuenta una idea y que haga participes a estudiantes de un país y financie el 100 % de la construcción de casas. Es un proyecto pensado por estudiantes para estudiantes”, manifestó.

Por su parte, el director de Gerdau para Argentina y Uruguay, Guillermo Maglieri, consideró, sobre el proyecto “Pensando en Acero”, que “fue un sueño cuyos resultados excedieron lo que se pensaba que se podía lograr”.

“Hoy queríamos mostrar el resultado de ese proyecto en Santiago del Estero, que se va a materializar durante 2019, va a haber estudiantes que ya van a vivir ahí. Y además, nuevamente en conjunto con la Aneic, Ingenieros Sin Fronteras y la Fundación Si, lanzar la segunda convocatoria”, añadió el ejecutivo de la firma, principal productora de aceros largos de Latinoamérica.

Además, Maglieri resaltó la visión “de largo plazo” de la compañía a pesar de la actual coyuntura “muy difícil” que atraviesa el país en términos socioeconómicos, lo que realza la importancia de la iniciativa.

> Te puede interesar: Macri inauguró en Pérez la acería Gerdau: “Es un día Cambiemos”

“Debemos mirar a mediano y largo plazo, sobre todo en la industria del acero las inversiones toman tiempo, son muy costosas, afines de 2017 inauguramos acería (en Pérez) que requirió invertir 232 millones de dolares; el acero es un producto que se necesita y se va a necesitar a futuro, estamos lidiando con situaciones de corto plazo, buscaremos alcanzar metas pero con visión de largo plazo”, apuntó.

Y por último, sobre el actual duro escenario económico, el CEO dijo: “Tratamos de ajustarnos a lo que la demanda nos propone, la realidad es que el fin de año pasado cerro con una demanda menor y este año arranco de la misma manera, pero somos optimistas. Y se va a acomodar, hay mucha necesidad de infraestructura y de vivienda, producimos un producto mayormente usado en la construcción, el rubro se va a recuperar y vamos a estar ahí”.