Por Marcelo Trovato

Cualquier analista político sabe que existen dos factores que en Argentina son invariables. Una, es que desde su creación, las P.A.S.O. se han transformado en una encuesta a nivel nacional sesenta días antes de las elecciones. Y la segunda, que la mayoría decide su voto diez días antes de la elección.

Cambiemos, Unidad Ciudadana, Alternativa Federal, Consenso2019 y la Izquierda son los habitantes de un barrio cerrado, donde cada uno de sus integrantes son viejos conocidos con su imagen desgastada e ideas viejas y que, a su turno se ocuparon de saquear a nuestro país dejándolo como la realidad nos muestra cada día, con récords de inflación, pobreza, informalidad y sumidos en el subdesarrollo con tendencia decadente.

Dentro de ese barrio, cada uno quiere mantener su pedacito de terreno, “su quintita”, no perder el estilo de vida holgado que les permite pertenecer al selecto grupo de empleados públicos mas caros de la Argentina.

Durante fines de 2001 la ciudadanía se despertó del coma profundo y con el mensaje “que se vayan todos, que no quede ni uno solo” les dijo, sabemos lo que son, para que quieren llegar al poder y no lo vamos seguir permitiendo.

Pero en le barrio cerrado sonaron las alarmas y rápidamente fueron en búsqueda de la medicación para poner al electorado en coma farmacológico. Y durante estos últimos dieciocho años no ha logrado recuperarse pese a que hubieron razones y de magnitud, el enfermo no despierta.

Y resulta que en el juego de encuestas que aparecen casi a diario, los mismos encargados de solicitarlas y pagar por ellas exigen omitir a por lo menos dos personas que en silencio vienen recorriendo el país, compartiendo sus ideas y a ninguna se las puede tildar de oportunista o amigo de lo ajeno, sino que han dado muestras acabadas que son otros fines los que persiguen, se les nota.

Estamos hablando de Los Ignorados, Juan José Gomez Centurión y de José Luis Espert.

El primero un veterano de la guerra de Malvinas Argentinas que lo eyectaron de la Aduana hace dos años porque no se podían “hacer negocios” con él en el cargo y de hecho esta semana termina con un allanamiento de “La Rosadita” producto de una investigación iniciada por este héroe de guerra.

Los militares, los militantes ProVida, los evangélicos creen en sus intenciones y sumarán muchos votos en la encuesta de Agosto.

Del segundo, aunque los interesados que pretenden que no figure manifiesten que no es conocido en el resto del País, el oriundo de Pergamino hace mas de una década recorre la Argentina brindando charlas y conferencias a sala llena para hablar de lo que mas sabe, de economía.

Los liberales, los que están hartos de mantener un Estado paquidermo con sus impuestos, los que buscan algo diferente a los habitantes del barrio cerrado también se harán notar en la encuesta de Agosto.

Pues bien, el tema central es cómo llegamos a Agosto…?

Si piensa que el dólar va a llegar planchado, se equivoca, va a estar mas cerca de $70.- que de los $46.- actuales. La dolarización y huída del Plazo Fijo ya está en marcha.

La parálisis de la economía real seguirá impactando en el bolsillo de cada trabajador.

La inflación, pese a la golondrina de Abril, seguirá esquilmando el poder adquisitivo de los salarios.

Las altísimas tasas de interés conforme avance el semestre terminará por cortar del todo la cadena de pagos.

Entonces, en la encuesta, en la que no se juega nada, quizá la ciudadanía decida jugar a votar en lugar al menos peor, por algo nuevo, sin contaminación de la rosca política y sin barro en los zapatos de ese barrio viejo y lleno de ratas.

Las P.A.S.O. pueden llegar a modificar ciento ochenta grados el escenario que imaginan muchos de los que dan por sentado una polarización entre malos y peores.

En Brasil, tres semanas antes de las elecciones Jair Bolsonaro era un Don Nadie Mesiánico y sin embargo hoy es el presidente de la potencia mundial de América del Sur sin siquiera haber pisado un canal de televisión previo a la contienda electoral.

Y debemos ser consecuentes con lo que venimos sosteniendo desde hace meses, si en términos económicos el 2001 para nosotros fue un entrenamiento comparado con la crisis que empezamos a vivir actualmente, porque no pensar que el pueblo se sorprenda a sí mismo y despierte del coma para ocuparse de enterrar a los representantes del pasado y presente vergonzoso que intentan seguir dividiendo para reinar reemplazándolos por quienes a los largo de su historia no han cambiado nunca sus convicciones.

Fuente: pronosticobursatil.com