La Municipalidad de Rosario suspendió este jueves la habilitación de la empresa de movilidad Cabify por “infringir ordenanzas” que regulan el servicio de remises en la ciudad.

Luego del persistente reclamo de taxistas y remiseros, reforzado por algunos legisladores en el Concejo Municipal, y como había adelantado Conclusión, se preveía algún gesto del Ejecutivo local para calmar los ánimos respecto a la existencia de “plataformas de movilidad”, que se corroboró hoy.

> Te puede interesar: Piden el “cese inmediato” de reclutamiento de choferes por parte de Uber y Cabify

La Secretaría de Transporte y Movilidad dispuso, mediante una resolución con la firma de la titular de esa cartera, Mónica Alvarado, “la suspensión preventiva de la autorización” de la empresa Cabify para “brindar el servicio de Apoyo de Sistema de Remises”.

En el artículo 2 de la resolución se intima a la firma para que “en un plazo improrrogable de 48 horas, adecue la prestación de su servicio a la habilitación otorgada y a la normativa que la rige, bajo apercibimiento de revocación de la habilitación mencionada”.

Distintas agrupaciones de peones y titulares de taxis venían reclamando por medidas de este tipo, la última de ellas la semana pasada, con manifestaciones en el centro rosarino.

Luego, también fueron recibidos por integrantes de la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal, en el que reiteraron su intención de que sea inhabilitada la plataforma digital por considerarla “ilegal”.

Tras esa gestión, el jueves en el recinto de sesiones del Palacio Vasallo se aprobó un decreto para pedir el “cese inmediato” del reclutamiento de choferes tanto de Cabify como de Uber, otra firma que busca instalarse en la ciudad y juega al filo de la normativa vigente.

> Te puede interesar: Cabify se lanzó al mercado masivo y reavivó la polémica

Esa aprobación fue el enésimo pedido al Ejecutivo para que intervenga en el tema, al menos con alguna resolución que funcione como un gesto disuasivo, lo que se corroboró este jueves.

Si bien habrá que ver como continúa la trama, ya que Cabify busca diferenciarse de Uber, según dijo su representante en Rosario días atrás a Conclusión, no sólo por dar un “servicio premium” sino también por “adecuarse a las normativas vigentes en cada ciudad donde arriban”.

Por lo pronto, el primero en saludar la medida de la Secretaría de Transporte fue el concejal Eduardo Toniolli, uno de los más entusiastas en el reclamo de adecuación a la norma.