No tiene tregua. Los problemas de la Lepra, que parecían no tener fin, no sólo no terminan sino que son cada vez más complejos. Luego de la derrota de este sábado ante Unión por 2 a 1, Diego Osella dejó de ser el entrenador y la tensión va en aumento en la relación plantel – dirigencia.

Cheques sin fondos, jugadores que no cobran, un dirigente detenido y un banco de suplentes, ahora, vacío. Esa es la imagen que exhibe Newell’s pasada la fecha 27 de un campeonato que, a pesar de las piedras que hubo en el camino, todavía lo sigue teniendo como animador.

El ahora ex entrenador presentó su renuncia una vez finalizado el partido, y apuntó contra la dirigencia. Hubo reiterados cortocircuitos con el presidente Eduardo Bermúdez, pero el de la última semana pareció rebalsar el vaso del DT. La renuncia es “indeclinable” según Osella, y dejó entrever que la decisión fue tomada en familia.

“Me voy de Newell’s y le voy a decir todo lo que siento a Bermúdez”

El plantel, que se ha mostrado enérgicamente en apoyo a Osella, sigue con algunos sueldos impagos y los ánimos no son los mejores. Bien claro lo dejó Maxi Rodríguez, capitán y referente, luego de la caída ante Unión: “Que pongan los huevos donde los tienen que poner”, pidió la Fiera.

Maxi Rodríguez: “Siento tristeza por lo que está pasando en la institución”

Para colmo de males, en la previa del compromiso ante el Tatengue y a través de Tribuna Segura, el vicepresidente de la institución Juan Matías fue detenido. Un nuevo problema que no hace más que sacudir un cóctel explosivo, que ya detonó con la salida de Osella.

El vice de Newell’s fue puesto en libertad tras detención por causa de drogas

 

Más allá del buen puesto en la tabla, la crisis se profundiza día a día. Ahora, habrá que salir a buscar un nuevo entrenador e intentar ensamblar este rompecabezas que cada vez está más desparramado. Ya se perdió una pieza, y es Diego Osella.

Newell’s arrancó mal, reaccionó pero no le alcanzó y perdió ante Unión