Hoy se cumple una semana del lanzamiento del controversial programa “Precios transparentes”. La iniciativa, que según el ministerio de Producción de la Nación, tiene como objetivo “ incentivar la competencia y cuidar a los consumidores” ha traídos voces a favor y en contra.

El programa, exige diferenciar claramente el precio al contado del precio en cuotas y por lo tanto, especificar el costo financiero total de la compra. Aunque esa parte todavía no está muy clara.

En diálogo con Conclusión, el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario Ricardo Diab  y el presidente del Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (CESyAC), Marcos Aviano coincidieron en “la falta de transparencia” del programa y “la baja en el consumo”.

Desde la Asociación Empresaria de Rosario, su presidente, consideró “excelente” que el consumidor pueda tener bien en claro cuánto está pagando por su producto pero a la vez admitió que, “en la práctica real se generó mucha confusión y todavía dura en muchos casos”.

“Al día de hoy no hemos visto grandes diferencias en el aumento del consumo, por el contrario, en esta primer etapa hay una gran retracción debido a que al no tener conocimiento real de cómo funciona por lo cual, aquel que desea hacer una financiación espera un poco para ver cuál es la realidad”, indicó Diab.

Según expresaron desde la Asociación que representa a comerciantes y empresarios, “la situación puede mejorar en tanto que la gente compre de contado”.

“Hasta el momento no hay expectativas, la única salida es una avalancha de gente que quiera comprar al contado porque sale más barato pero eso no es posible porque hoy el poder adquisitivo está muy alecaído y son pocos los que pueden acceder a eso. Por ahora sólo hay incertidumbre”, remarcó el presidente.

Por su parte, Marcos Aviano contó que a través de los relevamiento realizados por la institución se notó “una gran sobrecarga en los planes de Ahora 12 y Ahora 18″.

“Todos queremos que bajen los precios pero en esta primera semana, el gobierno dista mucho de poder conseguir por lo menos unos de los objetivos que es bajar los precios y transparentar las transacciones comerciales. De eso todavía estamos muy lejos y los locales están vacíos”, señaló el representante de CESyAC.

Además, Aviano al igual que Diab consideraron que la economía se encuentra en un momento de “estancamiento”, “sobre todos en los que se manejaban mayormente con la financiación a través de tarjetas de créditos”.

“No es un programa de estímulo al consumo, bajaron las ventas, pero no los precios. Y si bajan los precios, no es por precios transparentes, sino porque los comerciantes se van a ver en esa necesidad para poder vender más”, finalizó Aviano.