Por Ariana Robles

Hace doce años, Úrsula Notz dejó sus 16 años en la avenida Rivadavia. Estaba dentro del BMW manejado por Matías Capozucca, quien resultó ileso, junto a Nayin Abraham, de 19 años. Él también perdió la vida. Distinta suerte corrió Carla Alfaro, de 16 años. Desde ese día padece graves secuelas: quedó en coma vigil, no puede moverse por sí misma y sólo de a ratos está conciente.

Desde ese día, también cambió la vida de Mónica Gangemi, fundadora de la asociación Compromiso Vial por Úrsula y Carla, quien empujada por la muerte de su propia hija, creó la organización.

“A partir de ese momento nos dimos cuenta que teníamos una misión por cumplir. No encontrábamos otra explicación, así que entendimos que había que modificar y encontrar la gravedad que estaba alrededor de la seguridad vial”, sostuvo Mónica, en diálogo con Conclusión.

«Si estamos vivos, vamos a luchar para que no se sigan muriendo chicos por este motivo”, fue la premisa de esta madre y la de muchos familiares que se volvieron referentes de una lucha que se replica en distintas provincias del país para bajar las fatalidades hermanadas con el tránsito.

Es así como desde 2005 intentan instalar una nueva cultura vial a través de intervenciones artísticas y de incidir, además, en las políticas de estado. “Hay que concientizar a todos, a los que tienen el poder de transformar estas acciones”, advirtió.

De acuerdo a un relevamiento de la asociación civil Luchemos por la Vida, en 2016 se registraron 7268 muertes por accidentes de tránsito. Si bien las cifras no son reconocidas oficialmente, el informe muestra que muere casi una persona por hora, y esto no ha variado de manera significativa en los últimos 25 años.

En relación a esto y a la falta de conciencia, Gangemi sostuvo que “a los adultos les cuesta mucho entender el tema, sobre todo en lo que se refiere a conducción y alcohol”.

“Los adultos son los que más se resisten a cambiar las leyes. Las acciones políticas siempre se mezclan con lo partidario y la seguridad vial queda relegada porque parece que se muriera más gente por hechos dolosos”, agregó y remarcó que “por día se mueren 22 personas en todo el país por hechos de movilidad vial y 13 por hechos dolosos, sin embargo el eje de la violencia está puesto en otro lado”.

Otra que vivió el dolor de cerca fue Verónica Palacios,  quien en septiembre de 2006 perdió a su hermano tras ser embestido por un taxi cuando volvía de un casamiento: “Es lo peor que me paso en la vida, era mi hermano menor, a quien le puse el nombre, con quien tenía proyectos. Cuando perdés un hermano, perdés a un igual y el futuro queda en blanco”.

Hacia la conciencia vial

Según la Organización Mundial de la Salud los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte para menores de 35 años. En este sentido, quienes integran Compromiso Vial, pueden contar en primera persona el triste sentido de estos datos, pero sobre el dolor eligieron caminar otra historia, vinculada a la posibilidad de transformar esa realidad.

Bajo ese espíritu nació esta ONG que busca descender los índices de siniestros de tránsito, contribuyendo a la concientización y la educación vial. En el año 2008 obtuvo la personería jurídica y durante el 2010 consiguió un espacio físico para funcionar.

“Participar es un compromiso social, para que cada vez menos gente pase por lo que nosotros pasamos”, expresó Gangemi a Conclusión.

Su misión es “actuar colectivamente para transformar la realidad, educando y concientizando sobre la seguridad vial a través del arte, intervenciones creativas e innovadoras, trabajando con memoria; por los derechos y deberes ciudadanos. Utiliza como espacio de intervención el espacio público, por ser diverso, heterogéneo y -en ocasiones- multitudinario”.

Políticas 

Las estadísticas señalan que las provincias con más número de accidentes fatales son las de Buenos Aires, con 2211 muertos; Santa Fe, con 736 y Córdoba, con 415, lo que resulta lógico al contar con la concentración más alta de habitantes.

Debido a estas cifras de siniestros viales, desde 2012 la Municipalidad de Rosario creó la Agencia de Seguridad Vial, que reúne todas las áreas de control municipales relacionadas con el tránsito y la seguridad vial. Más tarde, se creó la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, con la intención de aportar fuertemente a la convivencia ciudadana, a través de dos herramientas que le son propias a la Municipalidad, como lo son la prevención y el control.

Sin embargo, desde Compromiso Vial sostuvieron que aún queda mucho camino por recorrer: “Estamos esmerados en instalar el trabajo de las oficinas de atención a víctimas viales. Hace muy poco nos abrieron un espacio y queremos darles una atención gratuita a los familiares en lo psicológico, lo social y también vamos a pedir que haya abogados gratuitos para las víctimas”.

“Tenemos ordenanzas que ayudan un poco a los protocolos, a que haya mayores controles, no son los suficientes pero hay más que antes. Como siempre los problemas pasan por los presupuestos, porque la intención de las personas es una pero después no hay presupuestos para otras cosas y la seguridad vial siempre queda relegada. Esto pasa en Rosario, en la provincia y en la nación», agregó Gangemi.

Legislación 

Desde las agrupaciones de familiares de víctimas se han impulsado algunas premisas, como la de alcoholemia cero, que busca que no se tolere ni un mínimo de alcohol en sangre a los conductores (en la actualidad el mínimo es 0,5). También estuvieron varias veces en agenda las condenas que reciben los acusados de estos delitos.

“Estamos convencidos de que no debe haber una medida para el que maneja,  y el que conduce tiene que tener cero alcohol al conducir. Reconquista lo implementó y bajó el índice de muertes”, remarcó.

En este mismo sentido, Véronica, quien perdió  a su hermano en 2006, sostuvo que el alcohol es algo que está instalado porque venimos de la cultura del aguante, donde es divertido estar alcoholizado». » Todo esto tiene que ver con abrazarse a la vida y quien no lo vive, no imagina por lo que se pasa».

Objetivo: la educación

Lograr que se formalice la educación vial como materia de estudio en todas las escuelas, es uno de los objetivos de la agrupación, asimismo, periódicamente realizan volanteadas y actividades de difusión de información para que social y políticamente se empiece a tomar conciencia de la gravedad de esta problemática.

“La educación vial es otro inconveniente en el que venimos trabajando con el Ministerio de Educación de la provincia y de Nación, porque ambos dejan el tema en la transversalidad, entonces no se toma como una materia. Los docentes lo pueden tomar o no,  no es una obligatoriedad”,  advirtió la fundadora de Compromiso Vial.

En este mismo sentido se refirió Verónica, quien señaló que «es esencial la educación». «Necesitamos una ley de ecuación vial y también debemos revalorizar la vida. Las personas no le damos importancia a eso, por eso muchos adultos les prestan los autos a sus hijos sin entender la responsabilidad que es conlleva. Muchas personas manejan alcoholizadas creyendo que a ellos no les va a pasar nada», cerró.

“Es inaceptable que mueran 25 personas por día en cuestiones relacionadas al tránsito”

La mitad de los conductores no utiliza cinturón de seguridad