“Acabo de firmar un decreto que prohíbe el ingreso a la planta municipal, la adquisición de chapas de taxis y la realización de contratos o pasantías a todas aquellas personas que hayan sido condenadas o posean denuncias penales por violencia de género pendientes de resolución”.

Ese fue el anuncio textual de la intendenta rosarina Mónica Fein en la apertura de sesiones del Concejo Municipal en el mediodía de este jueves, en medio de una reivindicación de los avances de su gestión en materia de género y el rol de las mujeres en la política.

> Te puede interesar: Fein y su última apertura de sesiones: un discurso con ADN socialista

Lo hizo después de su última “cruzada” desde el Palacio de los Leones al Palacio Vasallo, en donde funciona el órgano legislativo local, y lo hizo acompañada de doce mujeres, de las cuales tres son titulares de secretarías (de un total de doce) y la flanquearon en su ingreso al edificio de 1 de mayo y Córdoba, frente al Monumento a la Bandera.

Ese gesto ya preanunciaba que su discurso tendría un fuerte componente de género y así fue. Sin caer en demasiados clichés del rubro, la mandataria afirmó: “Las mujeres no venimos a tener un lugar testimonial en política, ni a cumplir un cupo ni participar de campañas de márketing”.

“No vamos a parar hasta que se nos respete y la mujer tenga el rol que se merece”, agregó, la dama que ocupó la silla con mayor poder en Rosario, con éste, durante 8 años.

A su vez, la titula del Ejecutivo local se adhirió al paro por el Día Internacional de la Mujer que se conmemora este viernes “para seguir gritando Ni Una Menos, Vivas y Libres nos queremos”.

> Te puede interesar: ¿Qué dijeron sobre el discurso de Fein los concejales que aspiran a sucederla?

Respecto al “cupo” en las listas electorales, Fein consideró que “en la mayoría de las precandidaturas a cargos ejecutivos, la presencia femenina es prácticamente nula”, a la vez que “no en todas las listas legislativas” se respeta la paridad.

Cabe recordar que la ley de paridad, en la provincia de Santa Fe, tiene media sanción en la Cámara de Diputados, pero por ahora duerme en el Senado, en donde el 100% del cuerpo está integrado por varones. La actual intendenta de Rosario competirá por una banca allí para intentar cambiar esa estadística.

Por último, se ocupó de resaltar las políticas de salud referidas a la mujer. “Tenemos la tasa de embarazo adolescente más baja de los últimos 30 años, por debajo de la media nacional e internacional”, expresó, a la vez que aseguró que “en siete años no murió una sola mujer por abortos clandestinos” en la ciudad.