Desde 1983, con la recuperación de la democracia, se sucedieron diversas etapas en relación a la investigación y sanción de los delitos cometidos durante el terrorismo de Estado: juicio a las juntas y períodos de impunidad iniciados con el dictado de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y seguidos por los indultos, lo que llevó al movimiento de Derechos Humanos a desplegar diversas estrategias políticas y jurídicas como recursos a instancias internacionales y la realización de los juicios por la verdad.

La última etapa, que continúa hasta la actualidad, se inauguró con la declaración de inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que posibilitó la reapertura de las causas. En la provincia de Santa Fe, los juicios orales comenzaron a desarrollarse en el año 2009 con las llamadas “Causa Brusa” en la ciudad de Santa Fe y “Causa Guerrieri” en la ciudad de Rosario. Son 10 años de esta etapa, precedidos por más de 40 de lucha sostenida por la memoria, la verdad y la justicia.

Hoy por la mañana en el Salón Blanco de la Sede de Gobierno se realizó un acto de reconocimiento a quienes hicieron posible que se lleven a cabo los juicios por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar en nuestro país. El encuentro se concretó para conmemorar los diez años desde el inicio de los procesos judiciales en la provincia y finalizó con la entrega de diplomas y presentes con materiales audiovisuales producidos por Señal Santa Fe, en reconocimiento al esfuerzo desplegado por quienes, desde distintos lugares y ámbitos de participación, posibilitaron el juzgamiento y castigo de los crímenes de lesa humanidad.

Stella Hernández, testigo de las tres causas Feced y sobreviviente, en dialogo con Conclusión dijo que “todas y todos los que pasamos por los juicios fuimos importantes porque con cada uno de nuestros testimonios ayudamos a que se esclarezcan estos crímenes de lesa humanidad que sucedieron en muchos centros clandestinos”.

“Logramos condenas ejemplares y sabemos que no bastan. Falta saber que pasó con muchos compañeros y compañeras que no sabemos donde están”, reclamó Hernández.

“Todo esto continúa con conocer lo que pasó con muchísimos compañeros y compañeras con quienes hemos estado desaparecidos y ellos están muertos. Queremos saber que fue de ellos y sobre todo sus familias, que tienen derecho a saber que fue de ellos”, enfatizó la sobreviviente de la última dictadura.

Además, agregó que hoy “también hay otro genocidio que se está perpetrando y por eso debemos también luchar, que es un genocidio económico, social, cultural y político que deja afuera a millones de compatriotas expulsados a la miseria y el hambre”.

Por su parte, el secretario de Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe, Marcelo Trucco, afirmó que “no hay que olvidar que no fue fácil este camino, ya que hubo leyes de impunidad que mucho tiempo evitaron, luego de la vuelta de la democracia, los procesos judiciales contra quienes cometieron crímenes de lesa humanidad”.

“Hay que insistir en que la Memoria debe ser asumida como política de estado y acompañar a las asociaciones de Derechos Humanos, testigos, querellantes y medios de comunicación” para que puedan brindar su aporte, expresó Trucco.