El presidente Javier Milei arribó este viernes a la ciudad italiana de Bari en el marco de su visita a la cumbre de líderes del G7, que se realiza en un exclusivo Borgo Egnazia, en las afueras de la provincia de Brindisi y comenzó una intensa agenda de actividades que incluirá reuniones bilaterales con jefes de Estado, encuentros informales y actos protocolares.

El mandatario llegó en la noche del jueves al Aeropuerto de Bari acompañado por la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, el jefe del Consejo de Asesores Económicos, Demian Reidel, el embajador argentino en los Estados Unidos, Gerardo Werthein, el diputado Fernando Iglesias y funcionarios técnicos, de seguridad y de protocolo. La gran ausente en la comitiva es la canciller Diana Mondino, cuyo rol se supone que es precisamente participar de este tipo de eventos.

Milei fue recibido por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, con quien se mostró risueño y hasta intercambió algunas palabras al oído. Minutos más tarde tuvo un encuentro fugaz menos cómodo, cuando saludó al papa Francisco, quien viene de mantener un encuentro con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, a quien el líder de La Libertad Avanza definió esta semana como «enano comunista».

El mandatario tendrá durante el encuentro de líderes un breve contacto con su par de Brasil, Lula da Silva, con quien mantiene una relación distante.

De acuerdo con lo que precisaron fuentes oficiales, el mandatario argentino mantendrá una reunión bilateral con la premier italiana, pero también con su par de Francia, Emmanuel Macron;, con la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, y con Ajay Banga, que está al frente del Banco Mundial.

Asimismo, se prevé que durante el receso entre las diferentes sesiones de trabajo, Milei tenga charlas informales con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y con el canciller federal de Alemania, Olaf Scholz.

>>Te puede interesar: El Papa Francisco se reunió con Kicillof: «Compartimos información sobre la situación social de la Argentina»

Todo esto sucederá entre las 14:00 (hora local, las 9:00 de Buenos Aires), cuando iniciará el panel de debate sobre inteligencia artificial, en el que expondrá el libertario, y las 18:45, justo antes de la mesa final de discusión y de la elaboración de las conclusiones por arte del G7.

Luego, el jefe de Estado será trasladado junto al resto de los invitados a la plaza central de Borgo Egnazia, donde serán agasajados con un espectáculo musical a cargo del reconocido cantante italiano Andrea Bocelli y un show de danza.