El senador nacional de la Unión Cívica Radical (UCR), Martín Lousteau, aseguró este viernes que se sentó a dar quórum en la sesión que trató la Ley Bases porque, de lo contrario, habría dado un mayor tiempo para que el oficialismo y los legisladores negocien mayores «prebendas» a cambio de votos.

«Si no daba quórum les daba una semana más a los que negocian para llevarse cosas. Después iban a sentarse a los días siguiente No dar el quórum solamente sirve para dilatar», indicó Lousteau, en declaraciones a Radio Con Vos.

El senador radical fue uno de los legisladores que cosechó el mayor número de críticas luego del debate, ya que si optaba por no sentarse a sesionar ponía en riesgo el inicio del tratamiento en el que finalmente se aprobó la Ley Bases.

«En todo este proceso de amagues previos se consiguió únicamente que algunos se lleven cosas. No dar quórum es darle a alguien la llave para seguir negociando prebendas. Además, yo tenía una reforma para proponer, me pareció que había que debatir. No estoy para obstaculizar; estoy para tratar de mejorar lo que hay», insistió.

De esta forma, Lousteau hizo referencia al dictamen que elaboró junto a su equipo, en el que proponía aprobar una Ley Bases con cambios que contemplaban, por ejemplo, la incorporación del proyecto de movilidad jubilatoria que consiguió media sanción en Diputados durante la primera semana de junio. Además, incluía una mayor participación de las pymes en el Rigi, entre otras reformas que no consiguieron prosperar.

Asimismo, al ser consultado por la discusión interna en el partido, que lo ubicó como el único integrante de la UCR que votó en contra de la ley en general, el senador explicó que en realidad dentro de la Unión Cívica Radical prima el rechazo, pero los legisladores del espacio se ubicaron como socios claves del oficialismo.

«Soy presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, que por mayoría está en contra de la Ley. La Comisión Nacional, que es presidida por Gastón Manes, también mayoritariamente está en contra de la ley. La Organización de Trabajadores Radicales está en contra; la Juventud Radical y la Franja Morada también», resaltó.

Por otra parte, al hacer foco en el espíritu del proyecto aprobado, Lousteau planteó que el Gobierno insiste en que «hay que poner el hombro» pero solo un sector de la población está realizando esfuerzos ante el plan de ajuste.

«En la ley hay un beneficio inimaginablemente grande para los más ricos entre los más ricos y, por otro lado, a la clase media se les da inestabilidad en el impuesto a las ganancias. Hace seis meses subieron el mínimo no imponible y ahora lo van a volver a subir. Para los jubilados directamente no ha nada», enfatizó.