El secretario general de UOM nacional Antonio Caló visitó hoy el camping de la UOM Rosario para delinear el posible plan de lucha si no prospera la situación paritaria. Y aunque aún no hay medidas de fuerza concretas anunciadas, el secretario general del gremio local, Antonio Donello, aseguró que de no llegar acuerdo de alguna manera van a reaccionar.

“Si no llegamos a un acuerdo cuando se termine la conciliación obligatoria veremos qué plan de lucha tomamos”, advirtió en diálogo con este medio.

>Te puede interesar: Conciliación obligatoria en la paritaria de la UOM

En ese sentido, anticipó que el gremio no podrá participar del paro general del 30 de este mes “porque estamos dentro de los plazos legales que marcan los 15 días hábiles de la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo, y tenemos que cumplirlo”.

Analizando la coyuntura que atraviesa el país, Donello no fue optimista y dijo que “la situación sigue siendo la misma o está peor, la gente no recupera el poder adquisitivo y las medidas económicas anunciadas por el Gobierno son puro humo”.

“Los precios no bajaron, si quieren -desde el Gobierno- hacer una rebaja real tendrían que haber retrotraído los precios a diciembre del año pasado y asimismo no alcanzaría”, apuntó indignado y agregó: “No hay consumo. La gente no llega a fin de mes entonces no compra. Es una situación muy crítica y eso que todavía no pasó lo peor, todavía no tocamos fondo”.

Cabe recordar que las negociaciones salariales están estancadas debido a que la oferta patronal es de un 8 por ciento cuando desde el sector gremial el pedido se eleva al 20 por ciento a partir del primero de abril. En ese sentido, hay una nueva audiencia el próximo 26 de abril.

“No queremos cerrar por todo el año porque la economía se va de las manos y si esto va a peor, tenemos dudas de cómo puede terminar”, dijo Caló a Conclusión y disparó que si no hay predisposición de acuerdo “vamos a estar peleando los puestos de trabajo y los salarios”.

Luego señaló que “los metalúrgicos afrontamos un grave problema porque tenemos 20.000 compañeros suspendidos y estos cinco años tuvimos 50.000 trabajadores menos. Este plan económico nos llevó a esta situación”.

Cuestionando las últimas medidas económicas anunciadas por Mauricio Macri, Caló fue picante: “No pueden ofrecer la carne a 150 pesos cuando la hora de un empleado metalúrgico está a 110 pesos. Los metalúrgicos están percibiendo un salario de entre 16 mil y 17 mil pesos por mes, lo que no alcanza ni por 15 días”, detalló a modo de cierre.

La diputada nacional Lucila de Ponti también estuvo presente en el encuentro brindando su apoyo al sector. “Presentamos un proyecto para declarar la emergencia en el sector metalúrgico porque es uno de los sectores más afectados por las políticas económicas de este gobierno, empezando por la apertura de importaciones, las tarifas y la restricción del mercado interno”, manifestó.

“Estamos muy preocupados y no nos resignamos a que esta sea la Argentina que queremos”, expresó a modo de cierre.

Finalmente, Alejandra Rodenas que también fue parte de la reunión sindical, dijo a Conclusión que de resultar electa junto a Omar Perotti para gobernar Santa Fe, se encontrarán con “una provincia que no estuvo a la altura de las circunstancias; que no supo reconvertir el rol de la provincia respecto a las políticas nacionales; que no aprovechó la oportunidad de una Santa Fe productiva, industrial, para mitigar los efectos de las política nacional; la EPE tampoco se acomodó para mitigar las tarifas a las pymes, las economías individuales, las industrias, los pequeños comerciantes; y con una provincia que ha tenido una voz cuanto menos ambivalente respecto a las críticas que se le han hecho al gobierno nacional”.

“Un gobierno nacional que ha obviado su mirada sobre la industria y la producción”, aclaró y en seguida se expresó confiada de cara al futuro: “El 10 de diciembre vamos a ser el gobierno de la provincia, estoy segura”.

En cuanto a la inseguridad, uno de los temas que más preocupa a la ciudadanía, Rodenas aseguró que “el 11 de diciembre ya vamos a estar reunidos los tres poderes del Estado para ver realmente cuál es el diagnóstico de esta provincia, las acciones a llevar adelante, qué rol le cabe al poder legislativo”.

“Hablar de casi 3.500 muertos de lo que ha sido la gestión socialista nos pone frente a la posibilidad de que los santafesinos se enfrenten con la violencia todos los días de su vida”, reflexionó.

En ese sentido, propuso abordar la problemática de la inseguridad desde políticas de inclusión, de reforma policial, de obras en los barrios, de desarrollo. “Necesitamos una policía más presente en el territorio, una policía territorial, que conozca la zona”, indicó.

Luego consideró que en Rosario “tenemos una criminalidad vinculada con la narcocriminalidad lo que hace que sea todo más complejo, ese combo es bastante complicado, por eso poner solo el acento en el que sale no es suficiente”.

“Tenemos que volver a tener una Santa Fe de la educación, del trabajo y del desarrollo”, finalizó.