Tras maratónicas jornadas en donde el oficialismo negoció con la oposición dialoguista la “Ley de Bases”, durante la madrugada de este miércoles el proyecto impulsado por el espacio de Javier Milei logró un dictamen de mayoría en el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados gracias a los apoyos brindados por el PRO, Hacemos Coalición Federal, Innovación Federal y parte de la Unión Cívica Radical (UCR), quienes, sin embargo, expresaron sus disidencias con varios puntos.

La situación, no obstante, expuso los quiebres que hay dentro del radicalismo: mientras algunos legisladores están dispuestos a acompañar en las reformas que propone la Ley de Bases –aunque rechazaron subas en las retenciones y ajustes a las jubilaciones–, otros adelantaron que no votarán de forma positiva en la sesión que, se prevé, tendrá lugar este jueves.

Tal es el caso del diputado por la provincia de Buenos Aires, Facundo Manes, quien dijo, a través de sus redes sociales, que tanto la “Ley de Bases” como el mega DNU terminarán por empobrecer “aún más” a los argentinos.

“En estos días el nuevo gobierno generó dos hechos inéditos en nuestros 40 años de democracia: un decreto que pretende derribar intempestivamente cientos de leyes y disposiciones, una parte sustantiva de la arquitectura jurídica de nuestro país, como si un iluminado asesor en las sombras pudiera decidir, por sí solo, en qué sociedad debemos habitar; y un proyecto de ley que todo lo abarca y que el parlamento debe discutir sí o sí de manera intempestiva”, subrayó Manes.

“Un país que oscila entre un estatismo fervoroso y una voracidad desreguladora, un país cuyos gobiernos van de la cultura del derroche a la épica del ajuste como un elixir de todos nuestros males. Pero que, aunque aparentemente enfrentados, ambos coinciden en la prepotencia y el eslogan que repite: no hay otra alternativa. Claro que la hay. ¿Por qué no probamos con generar más riqueza a partir de consensos básicos y un modelo de desarrollo sostenible e inclusivo?”, agregó el legislador.

Y cerró: “Por eso estamos decididos a ejercer una oposición comprometida y responsable con el presente y el futuro de la Argentina. El DNU y la ley ómnibus tal como fue presentada por el gobierno no solo tensan los límites de la democracia por las formas sino también empobrecerán aún más a los argentinos por el fondo”.

La opinión de Manes está en sintonía con la de otros nueve diputados de la UCR que se resisten a acompañar el dictamen impulsado por La Libertad Avanza y analizan la opción de ir con un texto propio o de no volcarse por ninguna de las alternativas.

Por su parte, el diputado cordobés y jefe del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR), Rodrigo de Loredo, afirmó que el radicalismo no acompañará el aumento en las retenciones de las economías regionales que propone el Gobierno en la ley ómnibus.

Para de Loredo, el grupo de diputados que discute los cambios con el Ejecutivo tiene la “responsabilidad de construir donde el kirchnerismo solo dejo destrucción” y remató: “Pero eso no lo vamos a lograr repitiendo los errores del pasado”.

“Logramos un avance mejorando las condiciones de las economías regionales a partir de retenciones 0, pero aumentar retenciones en los granos implica aumentar la presión sobre un sector que necesitamos que produzcamos más y no menos”, lanzó el referente radical.

En su intervención en el plenario de comisiones que se realizó en la noche de este martes, el diputado por la Ciudad de Buenos Aires, Martín Tetaz, manifestó: “Aunque no encontramos una única manera de expresarlo, una inmensa mayoría de este cuerpo tenemos la voluntad muy grande de acompañar al gobierno y de ayudarlo en la reforma necesaria para sacar al país de esta crisis, pero estamos convencidos de que esas reformas no pueden hacerse a expensas del ajuste a los jubilados, no puede incluir aumento de impuestos a la producción y mucho menos a las exportaciones”.

“No podemos darle al presidente facultades extraordinarias. Muchas de las reformas que están incluidas en este proyecto de ley son muy importantes para discutir, pero no hacen a la situación de emergencia que Milei tiene que resolver ahora y ameritan una discusión más profunda a lo largo del año”, concluyó Tetaz.

A su turno, el diputado mendocino Lisandro Nieri apuntó: “Estamos ante una ley extraordinariamente grande. Queremos y debemos acompañar”.

No obstante, el legislador aseguró que la UCR “tiene límites”, y menciono algunos de ellos, como el ajuste a los jubilados y la suba de renciones. A pesar de estas objeciones, Nieri aseguró: “Nuestro bloque ha decidido acompañar en disidencia parcial el dictamen del gobierno”.

Por su parte, el diputado formoseño Fernando Carbajal, manifestó: “No estoy orgulloso de estar esta noche en esta sesión. Las prácticas legislativas que iniciamos este año son un nuevo ejemplo de la pésima calidad institucional que estamos construyendo. Esto es un acto supremo de irresponsabilidad, no cuenten con nosotros. Estamos dispuestos a acompañar las medidas del gobierno, pero no a acompañarlos en la locura. Pueden irse con un dictamen, pero quedarse sin ley, porque la democracia requiere la construcción de consensos sólidos”.

Finalmente, el diputado entrerriano Atilio Benedetti sostuvo: “Tenemos distintas miradas. Un grupo de radicales estamos dispuestos a colaborar para que (Milei) pueda llevar a delante sus promesas de gobierno. Tenemos serias disidencias con el proyecto, va a ser una larga tarea en la sesión, pero lo podemos resolver con el voto de los artículos”.

En relación a cuáles son los cuestionamientos, el legislador completó: “No estamos de acuerdo con que los jubilados paguen el ajuste, ni que se afecten cuestiones culturales, en un momento de dificultad la cultura hace al tejido social. La UCR no va a avalar ninguna suba de retenciones, estamos seguros que es contraproducente”.