Este miércoles se realizó la última sesión del año del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Rosario, en la sede de calle Maipú 1065, el temario estuvo abocado principalmente a la votación del presupuesto 2019.

Al respecto, Víctor Cabrera, consejero superior del claustro estudiantil por el Movimiento Universitario Evita -MUE- expresó: “Para el año 2018 se proyectó un presupuesto de $4.600 millones. Del total un 93% iba destinado a sueldos. El presupuesto para la UNR del año 2019 está estipulado en $6.000 millones. 91,3% destinado a pagar salarios, el restante a gastos de funcionamiento. El nuevo presupuesto representa un aumento del 30% en términos nominales con respecto al del año anterior. Sin embargo, el arrastre recesivo de la economía -estamos hablando de una inflación del 34,8% proyectada para el 2019 según fuentes oficiales que por la experiencia no son confiables- dejan nuevamente al presupuesto por debajo de los aumentos, implicando un nuevo ajuste en términos reales del presupuesto.”

El representante juvenil afrirmó que “enmarcado en un presupuesto nacional diseñado en las oficinas del FMI y aprobado con el peso de la represión, lo destinado a las universidades nacionales nos anticipa una película que ya vimos en el difícil año que estamos dejando atrás: paros docentes, no inicio de clases y deserción estudiantil masiva” y agregó que “sigue siendo escaso el presupuesto destinado al funcionamiento, investigación, obras, etc, para el desarrollo de diferentes áreas primordiales para la universidad.”

Por último Cabrera remarcó que se presentó un proyecto de Ampliación del Programa de Becas de la UNR y de incremento del presupuesto destinado al área de Bienestar Estudiantil que profundiza los tres puntos primordiales relacionados al alimento, alquiler y transporte.

Las propuestas que sobresalen son la implementación de Becas Integrales que contemplen estos aspectos, las becas para las residencias estudiantiles a construir en un futuro en el CUR -proyecto presentado por el MUE en el 2018-, y la posibilidad de que la Universidad pueda ser garantía de alquiler para estudiantes que provengan de afuera de Rosario mediante convenios con bancos como organismos de crédito a tasas sin intereses que respalden a los estudiantes.