El registro de la canasta básica total (CBT), que informa cuánto necesita una persona para no ser pobre, apuntó que durante el mes de mayo, la variación de la CBT fue de 2,8%, mientras que la suba de la canasta básica alimentaria (CBA) fue de 3,7%. La CBA y la CBT acumulan en el año incrementos del 60,8% y 71,7% respectivamente, y ambas sumaron 290,7% de variación interanual.

La línea de la pobreza fue ubicada en $275.518 para un adulto promedio en mayo, mientras que la CBA que indica la línea de la indigencia es de $125.235. En el mes de mayo, la última actualización del Salario Mínimo Vital y Móvil ubicó el ingreso más bajo aceptado por la secretaría de Trabajo en $234.315,12.

Así las cosas, una familia tipo necesitó 3,6 salarios mínimos para no caer en la pobreza, mientras que un adulto no llega a cubrir la canasta básica total con sólo un ingreso mínimo.

 

Un hogar de 3 habitantes necesitó $677.774 para no caer en la pobreza, mientras que esa misma familia necesitó $308.079 para cubrir la canasta básica alimentaria.

En esa misma línea, un hogar tipo de cuatro personas, compuesta por una pareja adulta y dos menores debio llegar a los $851.351 para no ser pobres, a la vez que la línea la indigencia fue de $386.978 para este tipo de hogares.

>> Te puede interesar: La inflación de mayo fue de 4,2% y acumula 71,9% en lo que va del año

Una familia de cinco personas -dos adultos y tres menores- requirieron $895.434 para no ser pobres, mientras que la indigencia para este tipo de hogar se ubicó en $407.015.