Por Facundo Díaz D’Alessandro (enviado especial a San Nicolás)

Esta semana se llevó a cabo una nueva edición de la Expoagro, que reunió a la crème de la crème del empresariado agroindustrial y todo el color del campo, como ya es costumbre, en el autódromo de la ciudad bonaerense de San Nicolás.

Desde el lunes 11 al viernes 15 se congregaron más de cien mil de personas que consultaron en mesas de negocios, probaron algunos de los stands gratuitos, degustaron las delicias regionales (especialmente chacinados y carnes asadas) y vieron desfilar también a distintos dirigentes de la escena política.

La muestra organizada por los grupos mediático-empresarios Clarín y La Nación suele oficiar como un buen termómetro sobre el humor de productores, a la vez que en un año hiper-electoral como 2019 se transforma en una vidriera para funcionarios y candidatos de distinta procedencia.

> Te puede interesar: Macri, en Expoagro: “El campo volverá a poner en marcha a los pueblos del país”

Respecto a la asistencia, según comentaron puesteros y asistentes de variada índole a Conclusión en recorridas por el lugar, los días martes y miércoles se vio la mayor cantidad de gente poblando el predio, tras un arranque “flojo”. El jueves mermó un poco y el viernes, como es habitual (se libera el ingreso) volvió a poblarse en gran número.

“A la Expo siempre viene gente, pero le falta atractivo, en los últimos tiempos y este año en particular”, aseguró un productor y ex gerencista de medios de la zona núcleo a Conclusión, sentado a la sombra, en el stand del Banco Provincia de Buenos Aires.

Una virtud de la gente del campo es la capacidad regenerativa que poseen, un optimismo que parece retroalimentarse como el propio ciclo de los distintos cultivos que se distribuyen en la vasta geografía pampeana. Para algunos será ostentación, para otros muestra del empuje del campo, pero en el predio la crisis se disimuló bastante bien.

> Te puede interesar: La industria santafesina cayó un 16% interanual en enero

El 2018 fue un año muy difícil para el sector históricamente más próspero del país, con una sequía que volvió exigua a la cosecha y obligó incluso a importar porotos de soja para producción, todo un síntoma.

Además, tras el estallido de la crisis cambiario-financiera y el segundo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno publicó en septiembre pasado el decreto 793/2018 que establece retenciones de 4 y 3 pesos por dólar exportado, que regirá -al menos- hasta el último día de 2020.

Esta medida hizo crujir la relación con el presidente Macri, de natural afinidad con el rubro, y quien justificó la medida por la “emergencia” del país tras asegurar que se trata de un impuesto “malo, muy malo”.

Con la escasez crónica de dólares que sufre el país desde hace muchos años, agravada por el actual escenario de recesión y endeudamiento, los ojos vuelven a posarse sobre el campo y la “cosecha gruesa” para el ingreso de dólares genuinos a las arcas de Tesoro. El agro podrá tener todas las negatividades que se le puedan atribuir, pero “a la hora de los bifes” es siempre el principal aportante de divisas.

> Te puede interesar: Si el campo no liquida rápido la cosecha, ¿se viene otra crisis financiera?

Ante este escenario, hay expectativa respecto a los valores que se comercien este año y la cosecha venidera. “El campo siempre aporta lo suyo, se viene una muy buena cosecha, en algunas zonas demorada por las inundaciones pero para abril seguramente se liquidará bastante”, replicó a Conclusión un encumbrado empresario de maquinaria agrícola de la provincia, en el stand de su propia firma, rodeado de productores salteños y sanluisinos que lo visitaron.

Consultado por la realidad de su rubro, uno de los más castigados por la crisis según las últimas cifras de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), el mismo empresario, que pidió resguardar su nombre, expresó que “las ventas están bajísimas realmente, como hace tiempo no ocurría”. “Estamos muy mal”, sentenció.

Vidrieras y reflejos

Inevitablemente, dirigentes políticos de variado espectro pasaron por la Expoagro, que suele teñirse de coloraturas políticas cada año y en uno con calendario electoral agitado no podía ser la excepción, cuando la mayoría de los involucrados se acomodan en la línea de largada de la campaña.

El gobernador santafesino Miguel Lifschitz, que competirá como cabeza de lista para diputados provinciales en abril y junio, visitó la muestra, como el año pasado, el día miércoles, y aprovechó para mostrarse (nuevamente) con Roberto Lavagna.

> Te puede interesar: Lifschitz, junto a Lavagna y Uñac en una cumbre opositora en San Juan

El armado político de escala nacional entre el ex intendente de Rosario y el ex ministro de Economía va tomando forma cada vez más sólida, más luego del acuerdo con su par cordobés Juan Schiaretti para un frente electoral con el peronismo que ese mandatario representa, el socialismo y radicales progresistas en el vecino distrito.

El titular de la Casa Gris pidió “potenciar el entramado agroindustrial”, algo que “no ocurrió estos años”. El ex jefe de Hacienda de la Nación consideró por su parte que “hace algunos años de lo único que hablamos es de ajuste, y tenemos que ponernos a ver cómo lograr crecimiento que pase por políticas que movilicen los recursos que hoy están ociosos”. Ambos abogaron por un consenso para “”encontrarle la vuelta a la Argentina”.

También dijo presente uno de los dos pre-candidatos peronistas para la gobernación santafesina, Omar Perotti (competirá con María Eugenia Bielsa), quien estuvo el martes en la muestra y sostuvo que su espacio político “está del lado del que invierte y genera empleo”.

> Te puede interesar: Perotti, en la Expoagro: “Estamos del lado del que invierte y genera empleo”

“Santa Fe debe recuperar protagonismo a nivel nacional, ser la abanderada de la defensa de la producción, del trabajo, de la pequeña y mediana empresa, del sector científico y tecnológico”, agregó. Perotti estuvo acompañado del candidato justicialista para la intendencia de Rosario, Roberto Sukerman.

El intendente de la capital provincial, el radical José Corral, que competirá por la gobernación por Cambiemos, acompañó el lunes en la cena de apertura de la muestra a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, junto al secretario de Agroindustria, Miguel Etchevehere, entre otros.

El presidente Macri estuvo el miércoles, cerca del mediodía, cuando anunció líneas de crédito para la compra de maquinaria agrícola, entre otras cosas, y descartó la posibilidad de dar de baja las retenciones antes del plazo estipulado, algo con lo que se habían ilusionado algunos productores.

> Te puede interesar: Grococopatel: “Con Macri pagamos más impuestos que con Cristina, pero contentos”

Luego de destacar “la fuerza y la potencia del campo” para imponerse a la “peor sequía en 50 años”, el mandatario expresó: “El mundo está mirando a ver qué hacemos los argentinos, si vamos a ratificar el rumbo, si va en serio o si vamos a tomar algún atajo”.

Otros “presidenciables” que dijeron presente además de Lavagna fueron el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, y el diputado nacional y ex mandatario bonaerense Felipe Solá, ambos del PJ.