Los salarios tuvieron el año pasado un crecimiento promedio de solo 29,7%, que significó una pérdida de 18 puntos porcentuales respecto de la inflación, informó esta tarde el INDEC. Se trata de la mayor caída desde 2002.

Frente al Indice de Precios al Consumidor (IPC) del año pasado, que según el INDEC fue del 47,6%, los salarios del sector privado registrado aumentaron 30,4%, los del público 30,3% y los de la economía informal 29,7%.

El Indice de Salarios mostró en diciembre último una mejora del 1,9%, cuando la inflación en ese mes fue del 2,9%.

Durante el año pasado, los salarios reales perdieron así 12,12%, en un período en que las recomposiciones paritarias quedaron rezagadas para los primeros meses de 2019. Se trata de la mayor caída desde 2002.

>Te puede interesar: El poder adquisitivo de los salarios cayó un 18% el año pasado

Los salarios reales de los trabajadores registrados cayeron 11,65%, por haber subido 30,4%, más de 17 puntos por detrás de la inflación. Los de los empleados públicos perdieron 11,72% en términos reales (avanzaron 30,3% el período anterior).

Los trabajadores informales, en tanto, fueron los que más perdieron en 2018, 13,8%, porque sus salarios sólo subieron 27,2%, más de 20 puntos detrás del índice de inflación.

Para los analistas privados, la caída del salario real fue de un 6% en promedio, la mayor desde la crisis de 2002, que se extendió a los primeros meses de 2003.

>Te puede interesar: El salario ya registra la peor caída desde la crisis de 2002

“En 2018 la caída del salario promedio de los trabajadores registrados es la mayor desde 2002. Es fuertísima. No hubo recomposición salarial en 2018, sino en 2019”, dijo Fausto Spotorno, director de la consultora Orlando Ferreres. Espera que este año los salarios le ganen a la inflación por poco: 1,5%.

La consultora Ecolatina espera que los salarios de los trabajadores registrados vuelvan a perder este año, pero en menor medida, un 4% promedio. “Los salarios de los trabajadores informales podrían tirar un poco más para abajo el número todavía”, dijo Matías Rajnerman, economista de Ecolatina.

En octubre, el Observatorio del Derecho Social de la CTA indicó que, entre otros sectores los trabajadores de la alimentación perdieron hasta el momento un 17.3 % de su poder adquisitivo y los del Sistema Nacional de Empleo Público, un 17,2 %. El organismo adelantó de esta manera lo que se terminó de confirmar con las cifras oficiales de todo 2018, la mayor pérdida de poder adquisitivo desde los momentos posteriores a una de las más grandes crisis de la historia Argentina, el año 2002.