En 2018 el país sufrió el deterioro de casi todos sus indicadores económicos, pero sin duda uno de más representativos del devenir de la economía argentina fue el exponencial incremento de la deuda pública en dólares.

Días atrás se reveló que el nivel de endeudamiento local fue el más alto de la región según cifras publicadas en el Balance Económico de la Cepal para América Latina y el Caribe, con un ratio cercano al 80% en términos de deuda/PBI.

> Te puede interesar: Con el 80% del PBI comprometido, Argentina es el país más endeudado de la región

Si bien desde el Gobierno cuestionaron esas cifras y calificaron como “razonable” la escalada de la deuda pública, ahora fue el Monitor de Deuda Global del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), el que señaló que Argentina está en condiciones de disputar el número 1 en cuanto endeudamiento no ya en Latinoamérica sino a nivel global.

Entre el tercer trimestre de 2017 y el tercer trimestre de 2018, se incrementó en forma interanual 23,2 puntos porcentuales, tomando como referencia la variación de la relación deuda/PBI.

Fuente: Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior en base al Monitor Global de Deuda del Instituto de Finanzas Internacionales, Enero 2019.                                                                                          

Muy atrás quedó Brasil, que secunda la lista, cuya deuda resgistró un aumento de 5,7 puntos, la cuarta parte de la argentina. Más atrás todavía figuran el tercero, China con 2,7, Japón con 0,7 y Estados Unidos con 0,6, al tiempo que en India y Rusia la deuda bajó en 0,6 y 0,8 puntos respectivamente.

> Te puede interesar: En el Gobierno afirman que la deuda “es razonable” y minimizaron cifras de la Cepal

Así, según el IIF, creado en 1983 por 38 bancos de los principales países industrializados del globo como respuesta a la crisis de deuda internacional de comienzos de esa década , la Argentina es el país que mayor ritmo de endeudamiento registró en 2018 en todo el planeta.

Fuente: Observatorio de Coyuntura Internacional y Política Exterior en base a datos del Monitor Global de Deuda del Instituto de Finanzas Internacionales, Enero 2019.

El lapso abarcado por el análisis del Instituto, hasta octubre del año pasado, coincide con el segundo acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (tras el casi inmediato fracaso de las metas del primero), por el cual se amplió el salvataje financiero que el organismo de crédito internacional otorgaría al país hasta 57 mil millones de dólares.

Luego de eso no hubo más toma de deuda internacional, lo cual es lógico ya que el FMI es un prestamista de última instancia, es decir es donde acude un Estado cuando ya no posee la confianza necesaria del mercado para endeudarse a las tasas que allí se le ofrecen por la volatilidad generada por la gestión de gobierno.

> Te puede interesar: No invierte nadie: se desplomaron los préstamos bancarios al sector privado

Estas cifras meteóricas de endeudamiento dejan serios interrogantes de cara al futuro del país, que en teoría no deberá financiarse más durante este año (gracias al salvataje del 2018), pero tampoco vislumbra cómo se generaran las divisas para pagar semejante deuda (más intereses) en el no tan corto y mediano plazo.

Las cifras de préstamos bancarios a privados se derrumbaron en diciembre, en un claro indicador de desinversión, la actividad industrial sigue cayendo mes tras mes, caída de la obra pública, todos síntomas de la crisis económica que no sólo cuestionan el destino de los fondos que ingresan desde el FMI sino también como hará el gobierno que asuma el 10 diciembre de 2019, sea cual sea su color político, para pagarlo.