La líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, aseguró hoy que no le pidió al presidente Mauricio Macri la renuncia del ministro de Justicia, Germán Garavano, y ratificó que buscará “la destitución por juicio político”.

“Estoy bien con Macri, salvo obviamente la diferencia en materia de impunidad que creo que se va a ir resolviendo”, sostuvo la diputada nacional.

En diálogo con Radio La Red, la ideóloga de Cambiemos se refirió a sus duros cuestionamientos en contra del integrante del Gabinete: “Yo no le pedía el Presidente que le pida la renuncia, yo le pido la destitución por juicio político”.

“Es la facultad que tiene un parlamentario. No pretender ejercer las funciones del Presidente, pero sí las propias”, subrayó. Y agregó: “La impunidad para mí no es negociable”.

Consultada respecto de las críticas puntuales que tenía respecto de Garavano, la chaqueña se quejó de que “hubo muchas cosas raras”.

“Yo con eso no tranzo. Ahí tiene que haber línea recta y no doble juego. Es todo una línea la que cuestiono. Pero no voy hablar más. Se va a ver (la justificación) en el juicio político que presentamos mañana (viernes). En lo que estamos unidos, estamos unidos; en lo que tenemos de diferente, no significa que no tengamos unidad”, concluyó.

Te puede interesar: En plena interna, Macri y Carrió se mostrarán juntos y hubo “cumbre cultural”

En tanto, celebró hoy la creación del Banco de Alimentos y estimó que con ese organismo “come toda la Argentina”, al tiempo que advirtió que “el hambre es un escándalo moral”.  “Estoy feliz con esto. Voy a empezar a llamar a las alimenticias para que empiece la sociedad, no la política”, sostuvo la diputada nacional.

En diálogo con Radio La Red, la ideóloga de Cambiemos destacó la modificación de la ley 25.989 (Régimen Especial para la Donación de Alimentos) que apunta a flexibilizar la responsabilidad de los donantes y que aprobó el Senado el pasado miércoles.

“El Banco de Alimentos se puede ver bien en Rosario”, remarcó la chaqueña, que explicó que “asociaciones privadas construyen una logística y trabajan con asociaciones en los barrios, de manera que no entre la política, y donan alimentos antes del vencimiento”.

“Con esto creo que come toda la Argentina. Sembrando en las cunetas… El hambre es un escándalo moral”, concluyó la líder de la Coalición Cívica-ARI.