El conflicto policial en Misiones continúa con un acampe de personal de seguridad en la ciudad de Posadas, capital de esa provincia. En la mañana de este lunes, se llevó adelante un encuentro en la Jefatura de Policía de la Provincia entre funcionarios y representantes en donde se ofreció un incremento del 20%, que no fue aceptado por los delegados.

Luego de la reunión de la mañana, uno de los voceros de los policías que participan del acampe, Ramón Amarilla, advirtió que “se viene algo muy grave, todos los sectores están reclamando, nosotros no somos la excepción pero es una vergüenza lo que nos vinieron a ofrecer. No se asemeja a lo que verdaderamente necesita un agente de Policía para pasar la línea de pobreza”.

«La propuesta que nos ha traído el Gobierno es irrisoria, no han mejorado nada ni hubo acuerdo. No va a haber acuerdo porque no hay voluntad en lo político de resolver esto», se quejó Amarilla en declaraciones a la prensa.

>>Te puede interesar: Denunciaron por “sedición” a los oficiales que tomaron dependencia policial en Misiones

El temor de la provincia es que la situación derive en una huelga policial, lo que eleva la preocupación entre la ciudadanía. «Estamos al borde de una huelga policial en la provincia. Nosotros no somos piqueteros, somos profesionales que nos preparamos para hacer el trabajo policial y penitenciario. Pero con estos sueldos de hambre, es imposible trabajar», subrayó Amarilla.

Anuncio de suba salarial

Más tarde, desde la Provincia oficializaron un aumento, por el cual el salario de la Policía superaría los 850 mil pesos. De esta manera, un suboficial mayor, que en enero cobraba $510.941,10, pasará a percibir $853.748. Y un comisario mayor en enero $553.103,5 en mayo cobrará $965.782,94.

“Seguiremos trabajando para que los misioneros puedan ir recuperando su poder adquisitivo ante el difícil escenario de crisis nacional, bregando siempre por la armonía, el trabajo y la responsabilidad en el manejo de la cosa pública”, comunicó el ministro de Gobierno de Misiones, Marcelo Pérez.