La Justicia resolvió aceptar el recurso de inconstitucionalidad planteado por el Servicio Penitenciario al pedido de la defensoría Pública de continuar con el ingreso sin límites de paquetes a los familiares de los detenidos en las unidades penales. Tras esta decisión, será la Corte Suprema de Justicia quien evaluará la medida.

El pedido surge luego de que la jueza Eleonora Verón diera lugar al Hábeas Corpus presentado por el Servicio Público Provincial de Defensa Penal que deja sin efecto la resolución del Servicio Penitenciario de Santa Fe que preveía una limitación en la cantidad de paquetes que cada persona puede ingresar a los reclusos en días de visitas. Dicha presentación hizo que la aplicación se suspenda por 90 días.

Disconformes con ello, el Servicio Penitenciario ordenó un pedido de inconstitucionalidad a la solicitud pleanteada por la magistrada. “El pedido fue una instrucción del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro debido ya que consideramos que dicha resolución afecta la seguridad de los establecimientos penitenciarios”, afirmó el Subsecretario de Asuntos Penitenciarios, Juan Manuel Martínez Saliba.

>Te puede interesar: Motín en la Unidad 6 por restricciones en el ingreso de alimentos y posibles traslados

De esa manera, la Cámara lo aceptó y elevó dicho a la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, que será quien resolverá la situación que el personal penitenciario junto al ministerio de Seguridad, vienen planteando desde hace más de un año.

“El limite que tienen que tener es de no más de dos kilos que es lo que van a a consumir el día de visita. Nos pasa que en las requisas, los días donde se secuestra la mayor cantidad de mercadería prohibida son los lunes, porque es justamente, el día después de de las visitas, así que claramente, uno de los principales canales de ingreso es a través de los paquetes en las visitas“, explicó Saliba.

>Te puede interesar: El Servicio Penitenciario volverá a plantear la reducción del límite de los paquetes que ingresen a las cárceles

Con respecto a ello, el funcionario afirmó que cuando los bultos son mayores “se vuelve muy difícil la requisa”. “Es imposible revisar paquetes de 10 o 23 kilos por ejemplo, porque a eso hay que multiplicarlo por 500 y la verdad es que quienes ingresan la mercadería son muy ingeniosos y uno puede ser minucioso pero llega un momento en el que la cadena se rompe, porque es demasiado lo que hay que requisar”, sostuvo.

Si bien, desde el Servicio Penitenciario afirmaron que se ha agregado mayor tecnología al momento de la revisión, “la tarea es muy difícil por la cantidad de reclusos que hay”. “Quisiéramos sumar más efectivos, pero la realidad es que ya no entra más gente en el tablón”, remarcó.