Rubén Ariel «Tubi» Segovia fue asesinado este martes en la Unidad Penitenciaria Nº 1 de Coronda. La víctima estaba detenida desde el año pasado implicado por instigar dos asesinatos.

Según las primeras informaciones, el detenido fue apuñalado en el pabellón 8C, un sector que compartía con otros detenidos después de ser traslado de un sector de máxima seguridad.

«La primera hipótesis no es la del suicidio», dijo en conferencia de prensa horas más tarde la directora de Asuntos Penitenciarios, Lucia Masneri, quien hizo una dura crítica al Poder Judicial sobre las condiciones de detención de Segovia: «Nosotros pensamos que tenía que estar en un régimen diferenciado para resguardar su integridad, pero por orden judicial se lo derivó a un pabellón común».

«La Justicia se entromete constantemente en las facultades del Servicio Penitenciario y afecta gravemente la seguridad de los internos», enfatizó Masneri, que además confirmó  que la víctima fue hallada con un cable alrededor del cuello en el sector que compartía junto a 20 reclusos.

«El había solicitado el traslado a ese pabellón diciendo que no iba a tener ningún problema de convivencia», continuó la funcionaria.

Segovia estaba imputado como autor intelectual del asesinato de Lisandro Javier Fleitas, a quien le dispararon cinco balazos el 10 de noviembre de 2016 en Callao y Mr Ross. Según la investigación de la fiscalía, los tiros en realidad iban dirigidos a Lautaro «Lamparita» Funes, quien también está detenido e integrante de un clan rival, pero los sicarios fallaron.

Tubi también fue acusado de partícipe en el crimen de Jonatan Rosales, quien fue asesinado el 22 de junio de ese año en Padre Giaccone al 1400. Su compañera, que llevaba a su hija en brazos, fue herida.

Tras la muerte de Segovia afirmaron que “la primera hipótesis no es el suicidio”