Por Luciana Glezer/ La Política On Line

La masa monetaria tuvo en la última semana de junio un salto abismal. Pasó de $17.940.751 billones el pasado 24 de junio a $24.291.397 billones el primer día de julio. Esto equivale a un salto de mas del 26% en apenas seis días hábiles.

«Ebullición monetaria», definió a LPO una fuente del sector financiero que agregó «se le escapo la tortuga a Bausili, esto es una bomba monetaria».

Entre los factores que dispararon el circulante en el mercado mencionan la no renovación de los pases por parte de los bancos. «Eso fue lo que sucedió en estos últimos días, los bancos deshaciéndose de papeles sobre los que se anticipa un severo riesgo de default», precisó una fuente del sector que agregó que «el crecimiento de la base responde también al crecimiento de los prestamos personales a sola firma que no dejan de catalizar al multiplicador del dinero y una explosión de efectivo en billeteras virtuales que corrían por fuera del sistema».

Esta situación podría agravarse si los bancos resisten el canje de los puts que tienen con el Central que les quiere imponer Caputo y deciden ejecutarlos.

Como sea, el dato golpeó a Caputo que publicó un confuso tuit en el que luego de criticar la «deshonestidad intelectual» de los economistas que denuncian el crecimiento en la base monetaria, aseguró que es «producto de la baja de la inflación».

En la serie anualizada  la base monetaria ya subió 65% en lo que va del año, según datos del propio Banco Central. Lo cierto es que el compromiso de Javier Milei de mantener equilibradas las cuentas públicas pende de mantener fija la cantidad de dinero que circula en la economía. Sin embargo, los agregados monetarios crecieron fuertemente en los últimos meses, y es uno de los componentes de presión sobre los distintos tipos de cambio.