El aumento del precio de los alquileres es un problemática que parece no tener fin. Con una Ley de Alquileres en deuda, el descontrol de los precios y la especulación inmobiliaria sigue siendo la piedra en el zapato de quienes aún no han podido acceder a una vivienda propia.

Así lo deja en evidencia un avance del relevamiento realizado por el Centro de Estudios Metropolitanos de la Concejalía Popular en el se cual mostró un aumento del 38% promedio en los alquileres del centro y macrocentro de la ciudad.

Es decir, en el 78% de las renovaciones contractuales que se realizan, el porcentaje de aumento con los contratos realizados en el 1er semestre del 2016 es entre el 35 y 39% .

Por lo cual, si el contrato estaba valuado en 6.000 pesos en el 2016 hoy supera holgadamente los 8.200 pesos. Estos valores superan notablemente en un 20% los acuerdos paritarios alcanzados por los trabajadores en casi todos sus niveles.

Por tal motivo, se mostró una marcada tendencia de desplazamiento hacia la periferia o barrios y en algunos casos, con menores servicios del 65% de los consultados. En tanto, el 69 % de las personas que alquilan directamente a propietarios, consiguieron acuerdos económicos o de renovación contractual beneficiosos.

Urge la sanción de la nueva ley de alquileres que tiene media sanción y hoy se encuentra frenada en el Congreso de la Nación“, expresó el presidente de la Concejalía Popular Nire Roldán y afirmó: “Vamos a proponer la creación de una Comisión de Trabajo Interdisciplinario para evitar los continuos cierres de locales comerciales”.

Este lunes, desde el organismo ingresarán en el Congreso Provincial el urgente tratamiento de los Proyectos de Ley que están en tratamiento. Entre ellos, el pedido de un registro de contratos locativos, la creación del Servicio Publico del Alquiler, la exigencia de tributo a la vivienda ociosa y el pago de la comisión en manos del propietario.