La palabra para describir las sensaciones de David es “impotencia”. Y repite: “Arruinaron una familia”. El compañero de Luciano, el taxista baleado esta madrugada, aún no sale de su asombro, como la mujer del joven, Yamila.

La esposa de Luciano contó a Conclusión: “Lo único que me dijo es que este muchacho dijo ‘ey, y le disparó’. Le disparó sin mediar palabra”. Sobre su estado de salud, la mujer manifestó: “Va a salir adelante como cualquier luchador”.

El chofer fue baleado en la cara durante la madrugada de este lunes cuando se disponía a dejar el vehículo en la casa de su colega, ubicada en Oroño al 5.200 de la zona sur de Rosario.

Familiares, amigos y colegas de Luciano se reunieron este lunes por la noche en la puerta del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde el hombre se encuentra internado, para brindarle su apoyo y reclamar por el esclarecimiento del hecho.

El joven perdió el ojo derecho a raíz del hecho. Más allá de la consecuencia de la pérdida de un órgano importante, el hombre salvó su vida de milagro. “Está estable, está bien”, aclaró Yamila. El disparo fue a corta distancia y directamente a la cabeza. No conforme con eso, el delincuente en su retirada continuó tirando al auto.

 

Rutina

Hace varios meses que Luciano le entregaba el auto al otro conductor (David) en el mismo horario y lugar. El abogado Lucas Wojtasik comentó que allí manejaban dinero en efectivo de la recaudación diaria.

Por este motivo el defensor de la familia afirma que “no se trató de un ajuste de cuentas, se trató de un robo, los habrían estado vigilando, Luciano se puede haber resistido y por eso dispararon a sangre fría, una cantidad de alrededor siete tiros que habrá que determinar con las pericias balísticas la distancia la ubicación”.

Allanamiento

Luego del hecho se conoció que meses atrás se realizó un allanamiento en el domicilio de David, donde el taxista se disponía a realizar el cambio de turno. En cuanto a las vinculaciones con el narcotráfico, su mujer fue tajante: “Es mentira”. “Él no tiene antecedentes, es una persona como todas que trata de llevar el pan y la comida todos los días. Es el sosten mío y de mi hija”, agregó.

En tanto, el abogado explicó que David vive hace dos años en ese vivienda, pero que antes de esto una persona aparantemente vinculada al narcotráfico habría habitado la casa.

El letrado enfatizó: “Ese allanamiento por supuesto que dio negativo, no hay relación con ninguna causa de narcotrafico, la persona que estaban buscando hacía casi dos años que no vivía ahí. Tenemos contratos de locación, que vamos a acompañar a la fiscalía federal en turno demostrando que desde noviembre de 2017 la persona que estaban buscando ya no vivía allí”.

“Me pone mal por el allanamiento. No encontraron nada. Dijeron que estamos vinculados a una mafia y en el barrio nos conocen. Mi viejo tuvo negocio toda la vida. Nosotros pusimos un negocio con mi mujer, trabajamos todo el día”, señaló el compañero del joven, David.

Los primeros momentos

Su compañero, David, a quien Luciano le iba a entregar el auto, relató lo ocurrido: “Escucho los disparos, me despierto con mi mujer y veo que el auto se va hacia el cantero despacio. Salgo corriendo y lo veo a mi compañero que tenía el ojo reventado. Yo calculo que ya nos tenían marcado. Porque siempre hacemos el recorrido”.

>Te puede interesar: Balearon a un taxista en la cabeza cuando dejaba el auto a un compañero

“Me vine volando al Heca y parecía un camino que no terminaba nunca. En el camino le iba hablando porque se me dormía”, continuó.

El taxista reclamó por mayor seguridad. “Nos están cazando”, exclamó. “Si vos me exijis que el auto esté en condiciones y que tenga seguro y tener todo en regla. ¿Qué me brindan a cambio? La seguridad del auto está”.

“No encuentro una explicacion. Lo único que sé es que arruinaron una familia. La mujer está sin trabajo y tiene una nena… arruinaron la familia”, cerró el compañero de Luciano.