El gobierno provincial firmó este viernes una resolución que establece que los vecinos del barrio Empalme Graneros no pagarán las instalación de cloacas. La medida surgió tras el reclamo de los vecinos ante los altos costos de la obra. El monto total era de 150 millones de pesos.

Tras varias reuniones con funcionarios, como el ministro de Servicios Públicos José Garibay y el presidente de Aguas Provinciales, entre otros, finalmente desde el Municipio accedieron al reclamo de los vecinos.

Las cloacas ya fueron efectivizadas pero aún resta pavimentación. Pero los habitantes del lugar reclamaban por los altos costos del servicio de cloacas. Se paga 1000 pesos más, y las obras cuestan hasta 27.000 por frentista, a pesar de que una parte la hizo el Gobierno nacional hace cuatro años y otra se hizo con el Plan Abre, desde la Provincia.

En diálogo con Conclusión Osvaldo Ortolani, presidente de la Comisión Vecinal del barrio, explicó que desde el año 2007 pelean por la instalación de cloacas. “Siempre se nos dijo que como no teníamos cloacas no había pavimento definitivo. Desde el 2007 empezamos a tomar esto como gran bandera de batalla y tras mucho ir y venir a Buenos Aires se consiguió la estación de bombeo, las troncales, faltaba nada más que el tendido fino”.

 

El titular de la comisión vecinal expuso que “el barrio tiene el 85% de las calles con zanjas y con un mejorado asfáltico despedazado”, y agregó que “la problemática es que el servicio de cloaca se paga el doble de lo que se paga de agua, cosa que denunciamos porque es un robo. La obtención de agua potable tiene un gasto, pero en la ciudad de Rosario no tenemos tratamientos de líquidos cloacales, entonces decimos que estamos pagando el doble para que tiren materia fecal al río”.

>Te puede interesar: Vecinos de Empalme Graneros reclaman por costos “leoninos” de las obras cloacales

“En 2010 la Nación manda dinero para empezar con la primera etapa, se la adjudican a Obring que al año abandona la obra. Con el plan Abre se licita nuevamente y casualmente le vuelve a tocar a Obring esa parte que había abandonado”, explicó Ortolani.

“Ya de por sí cobrar lo mismo de cloaca que de agua potable con lo que significa elaborar el agua potable. Y la cloaca es tirar el residuo nada más que al río, es una aberración. Pero también se nos quería cobrar toda la obra nuevamente, son 150 millones de pesos. Después de muchas peleas encarnecidas el Estado provincial entendió de qué estábamos hablando y el día viernes firmó la resolución que establece que Empalme no paga la obra”, comentó Ortolani.

“La intendenta había anunciado que a partir de enero se iban a construir algunas cuadras de pavimento, pero quedó en el olvido”, concluyó el presidente de la vecinal.