Google venía amagando con ingresar al mundo de los video juegos. Había rumores de que iba a presentar una consola y se había filtrado una patente con el joystick que se iba a implementar. Este 19 de marzo se hizo realidad en la GDC 2019 (Game Developers Conference).

Para sorpresa de todos no fue una consola, sino un servicio de streaming donde Google pone a disposición todo el poder bruto de sus servidores para transmitir en tiempo real (sin instalar) los videojuegos a cualquier tipo de dispositivos, sea una PC, una tablet, un celular o un smartTV.

Stadia es, según la ha descrito la compañía, una plataforma “centrada en los jugadores, inspirada por los desarrolladores y amplificada por los creadores de YouTube”.

Como anunciaron, desde Google Stadia se va a poder jugar videojuegos con una calidad de hasta 4K y a 60 frames por segundo (refresco de la animación en pantalla).

La idea a futuro es poder llevarlo a 8K y 120 FPS por segundo. Para llegar a esta calidad gráfica, Google anunció que sus servidores tienen un poder de procesamiento gráficos de hasta 10,7 Tera FLOPS (Xbox One X tiene 6 Tera Flops y PS4 Pro unos 4 Tera Flops).

La contra del streaming en videojuegos es la conexión a internet que se necesita para poder jugarlo en óptimas condiciones. Se estima que se deberá tener un mínimo de 25 megas para poder reproducirlo.

Otro punto que le puede jugar muy en contra, que según Google va a tener resuelto, es la relación de reacción entre el momento que se aprieta un botón del joystick y la respuesta que otorga el personaje en el juego. Esto se llama imput lag y si este posible problema sucede, este tipo de servicios de streaming se puede ver muy afectado.

El dispositivo que se mostró fue el joystick (gamepad) exclusivo de Stadia que se conecta a las interfaces por medio de tecnología WiFi. Este control es una mezcla del diseño del joystick de PS4 y de Xbox One.

Estos son los diseños del mando de Stadia.

El mismo dispone de un botón para capturar imágenes y contenido del juego, con el fin de compartirlas, sobre todo en YouTube, y un botón que invocará al asistente de Google ( Google Assistant ) para controlar diferentes funciones de Stadia más fácilmente.

Lo interesante de esta función, es que cuando estemos trabados en alguna parte de un juego, con esta función vamos a poder consultar en internet cómo pasar esa parte en particular, con tutoriales incluidos (actualmente esto se hace pero por fuera del dispositivo con el cual jugamos).

“Stadia está centrada en los jugadores, inspirada por los desarrolladores y amplificada por los creadores de YouTube”.

Los juegos que mostraron en la presentación fueron el próximo DOOM Eternal  y Assassin’s Creed Odyssey. Ambos se ejecutaban en un navegador Chrome donde el jugador iba pasando de dispositivos en dispositivo, continuando el juego desde donde lo terminó. La idea era reflejar la versatilidad del servicio.

Además, con Stadia llega también Stadia Games and Entertainment, una nueva división de Google encargada de ser el primer estudio first party de la compañía según han apuntado. Por tanto, Google también se convierte en desarrollador de video juegos.

Cabe recordar que hace unos meses Microsoft ya había anunciado para este 2019 un servicio similar de streaming llamado Project xCloud. La diferencia es que Microsoft ya tiene mucha experiencia en el terreno de los video juegos, cosa que Google aún no.

El servicio será lanzado este 2019, con fecha a confirmar, pero por el momento será en Estados Unidos, Canadá y algunas partes de Europa. Aún tampoco se conoce el coste del servicio.