Tres meses después del inicio de la protesta, los “chalecos amarillos” están organizando su 13º día de movilización el sábado 9 de febrero. Varios eventos están en marcha en París y especialmente en Burdeos, Toulouse o Lyon.

Después de los enfrentamientos frente a la Asamblea Nacional, la procesión parisina se dirigiá al Senado y allí a un manifestante le arrancaron la mano, dijo un periodista de la AFP.

El hecho ocurrió cuando la manifestación pasaba frente al parlamento de la capital francesa, luego fue evacuado por los bomberos con una venda en el antebrazo, indicó la misma fuente.

Aunque todavía se desconocen las causas del accidente, según un testigo que filmó el final del accidente, Cyprien Royer, la mano fue arrancada por una granada llamada de dispersión, que usó la policía para dispersar a los manifestantes cuando se acercaban a la entrada de la Asamblea Nacional.

Según el testigo, de 21 años, la víctima es un fotógrafo de los “chalecos amarillos” que estaba tomando fotos de la gente empujando las vallas que protegían la entrada del parlamento.

“Cuando los policías quisieron dispersar a la gente, recibió una granada de dispersión en la pantorrilla, quiso darle un golpe con la mano para que no explotara en su pierna pero cuando la tocó estalló”, explicó el testigo a la AFP.

“Le pusimos a un lado, llamamos a los street-medics, era feo, gritaba de dolor, ya no tenía ningún dedo, no quedaba casi nada encima de la muñeca”, afirmó.

La prefectura de policía confirmó a la AFP que un manifestante “resultó herido en la mano” y fue auxiliado por los bomberos, sin dar más detalles.

La prefectura también indicó que hacia las 14h00 [13h00 GMT) diez personas fueron detenidas.

La agencia de noticias rusa Ruptly que trabaja para RT France transmite en vivo la marcha:

Según el detalle de Louise Hemmerlé Pierre Godon, los hechos se sucedieron de la siguiente manera:

Primeras tensiones en la asamblea, un grave herido. La procesión partió alrededor de las 10:30 desde la Place de l’Etoile, experimentando sus primeras tensiones con la policía en la Asamblea Nacional alrededor de 13 horas, con chorros de gas lacrimógeno en respuesta a los muebles de las calles. . A un manifestante le arrancaron la mano de estos choques.

Varios bloqueos en las regiones. En Seine-Maritime, alrededor de 70 “chalecos amarillos” se reunieron la mañana del sábado en la rotonda central del centro comercial de Tourville-la-Rivière, al sur de Rouen. Por el momento, están bloqueando el acceso desde el centro a los coches. En Cherburgo (Manche), treinta personas bloquean la terminal del ferry. La operación continúa por el momento en calma. En el Indre, alrededor de sesenta “chalecos amarillos” están reunidos en la rotonda del León de plata en La Chatre.

Reuniones previstas en muchas otras ciudades. En las regiones, en Burdeos y Toulouse, los polos de protesta durante varias semanas, a menudo con enfrentamientos, prevén un mitin. Varios eventos y acciones también están programados en otras ciudades: Montpellier, Lille, Nantes, Rennes, Brest, Caen, Lorient …

Persisten las divergencias dentro del movimiento. Por un lado, algunos desean hacer que la ira social florezca, incluso si quieren dejar de lado su desconfianza hacia los sindicatos para manifestarse de la mano con la CGT. Por otro lado, muchos de ellos quieren evitar una recuperación política a cualquier precio, en un momento en que Roma está aumentando el aliento al movimiento en vista de las elecciones europeas.

Los “chalecos amarillos” siempre apoyados por la opinión. Según una encuesta de YouGov publicada el jueves, casi dos de cada tres franceses (64%) siguen “apoyando” su movimiento, dos puntos más en un mes, y el 77% (+3) considera que su movilización está justificada.

Foto Zkaria Abdelkafi (AFP)