El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que las reacciones son exageradas en torno a su petición al rey Felipe VI y al papa Francisco para que se disculpen por los abusos cometidos durante la conquista española de América.

“Vamos a esperar un tiempo a que se serenen los ánimos. Se me hace que hubo una sobrerespuesta, se exageró mucho, lo cual demuestra que ahí está el tema, subterráneo”, dijo el mandatario en conferencia de prensa en la norteña ciudad de Tijuana.El 13 de agosto de 2021 se celebrarán 500 años de la caída de Tenochtitlán, capital del Imperio azteca, tras dos años de cruentos enfrentamientos, a manos del conquistador Hernán Cortés y en nombre del rey Carlos I de España y a favor del Imperio español.

López Obrador sostiene que no se puede celebrar ninguna conmemoración sin antes iniciar una reconciliación, por lo que quiere diseñar una hoja de ruta hasta ese año para convertir a 2021 como el año “de la gran reconciliación”.

El lunes, López Obrador informó que pidió por carta al rey Felipe VI y al papa Francisco que se disculpen por los abusos cometidos por los españoles y la Iglesia católica durante la conquista del actual México. En respuesta, el gobierno de España lamentó profundamente que se hiciera pública la carta y rechazó “con toda firmeza” el contenido.

Desde la escena política española y mexicana también ha habido un alud de reacciones, en su mayoría negativas. Cuestionado por la prensa, López Obrador retomó el tema en Tijuana y consideró que la “polémica” es buena porque “nos lleva a revisar nuestro pasado”, informó la agencia de noticias mexicana Notimex. “Y esto es muy importante, porque el que no sabe de dónde viene, difícilmente va a saber adónde va. La historia es la maestra de la vida”, reflexionó.

Ante informaciones que apuntan a que el papa Francisco no visitará México en 2021 -cuando se conmemoran los 500 años de la caída de Tenochtitlán, la actual Ciudad de México- y tampoco pedirá disculpas, López Obrador dijo “no saber” de esta respuesta.”Él siempre va a ser bienvenido a México, y él pidió perdón en Bolivia. Lo que estamos solicitando es lo mismo a los pueblos originarios de México”, apuntó.

Finalmente, aseguró que en su petición de disculpa no está buscando una “indemnización” sino solamente “aclarar lo sucedido”.”No vamos a confrontar a nadie, pero no padecemos amnesia”, lanzó.

Desde España, el gobierno socialista aseguró esta semana que ve a la misiva como un gesto inamistoso pero que espera que sea puntual, y aclaró que su intención es no contribuir a elevar la tensión por este asunto, según fuentes gubernamentales citadas por la agencia de noticias Europa Press.

Sin embargo, el presidente del Partido Popular español (PP), Pablo Casado, insistió hoy en que “no se puede aceptar” que España pida perdón a México como exigió López Obrador, porque nuestro país “no se puede arrepentir de su magnífica historia”.Además, el candidato conservador a ser presidente del Gobierno de España por el PP prometió que si gana las elecciones del 28 de abril se celebrará “el quinto centenario de la llegada de Hernán Cortés a México”.

Entretanto, desde el ámbito de la cultura, los escritores Mario Vargas Llosa y Arturo Pérez Reverte criticaron hoy con dureza a López Obrador.”Tengo la impresión de que el mandatario mexicano se equivocó de destinatarios, ya que esa carta debió mandársela a él mismo y responderse -o respondernos- a la pregunta de por qué México, que desde hace 200 años es independiente y soberano, tiene todavía tantos millones de indios marginados, pobres, ignorantes y explotados”, afirmó el peruano Vargas Llosa en la inauguración del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española en la ciudad de Córdoba.

Mientras que el español Pérez Reverte fue aún más allá al considerar en un mensaje en Twitter que López Obrador es quien “debe disculparse, porque tiene apellidos españoles y vive allí. Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza”.