China le envió una dura advertencia a Donald Trump por el alto consumo de drogas registrado en su país, haciendo énfasis en que para “hacer grande a Estados Unidos de nuevo” se necesita también controlar el ambiente social.

“Trump prometió ‘hacer grande a Estados Unidos de nuevo’, pero el cómo llevarlo a cabo depende no sólo de revitalizar la industria manufacturera, mejorar la competitividad y tener tecnología de punta, sino también de cómo resulta el ambiente social”, expresó Ding Gang.

En este sentido, el miembro del consejo directivo del Diario del Pueblo y del Instituto Chongyang de Estados Financieros de la Universidad Ramnin resalta que “el abuso de drogas ha sometido a prueba a esto”, con referencia a lo expresado anteriormente.

Mediante una nota del Global Times, Gang continúa diciendo que “es difícil encontrar por lo menos una persona joven en el país que no haya probado las drogas. Estados Unidos es el mayor consumidor con 16,000 toneladas de marihuana, cocaína y heroína al año”.

En la misma línea, el especialista chino explica que “según cifras del gobierno estadounidense, el número de personas que han consumido por lo menos un tipo de droga al año es aproximadamente una sexta parte de la población del país”.

Por otro lado, Gang reconoce que China tiene sus propios problemas en la materia, pero “el gobierno y toda la sociedad ha tenido siempre una política de cero tolerancia; tanto las escuelas como los padres de familia han formado en conjunto una red de control extremadamente vigilante para evitar que los jóvenes consuman narcóticos”.

No obstante, apunta a que en el país norteamericano ocurre lo contrario: “El peligro reside no sólo en que las drogas inundan el mercado sino también en la tolerancia social al abuso de la misma. Allí, el consumo de marihuana se considera un asunto privado e incluso una manifestación de la personalidad o gusto”.

“Por ejemplo, hasta el ex presidente Barack Obama admitió públicamente haber fumado marihuana cuando era joven. Es más, muchos estados de su país están haciendo esfuerzos para despenalizar el uso no medicinal de narcóticos”, concluyó Gang sobre el asunto.