Por Alejandro Maidana

El pasado martes el club La Emilia viviría un momento angustiante, mientras niños de la categoría 2012 y 2013 realizaban su habitual práctica de fútbol en horas de la tarde, un avión fumigador sin escrúpulo alguno descargaría una lluvia de agrotóxicos a pocos metros del lugar.

No más de 300 o 400 metros separaban la aspersión de un campo de juego en donde la población más vulnerable disfrutaba de un intenso picadito de fútbol. Matías Bracco es concejal de San Jorge y papá de uno de los niños, al encontrarse presenciando la práctica pudo captar en el preciso momento que se realizaba la fumigación aérea.

“Tanto las fotos como el video muestran a las claras la impunidad con la que suele manejarse el agronegocio. Que esto haya sucedido a pocos metros de un club como La Emilia que cuenta con muchas actividades realizadas por niños y niñas ha generado un cimbronazo muy fuerte en el lugar”, le dijo a Conclusión.

>Te puede interesar: Histórica reunión de vecinos fumigados y agroecología en Arroyo Leyes

En torno a la ordenanza y los metros de exclusión para poder realizar este tipo de prácticas, Bracco sostuvo: “En su artículo 4 de manera muy clara se prohíbe fumigar de 500 a 3.000 metros de acuerdo las generalidades de cada caso. Acá claramente se violó la ordenanza más allá de los argumentos de defensa que puedan esgrimir los responsables”.

Eugenia Boccio es abogada e integrante del grupo Cultura Orgánica, como vecina de San Jorge y voz calificada para profundizar sobre este tipo de sucesos, aportó datos de suma valía.

“El año pasado hemos presentado un proyecto de ordenanza de fomento de la agroecología, similar a la Hersilia pero con aspectos aun más profundos. Perseguimos que se prohíban las fumigaciones aéreas en todo el ejido urbano de San Jorge, estableciendo una zona de promoción del fomento de la agroecología de 1.500 metros”, relató Boccio en diálogo con Conclusión.

>Te puede interesar: Se cayó nuevamente la modificación de la ley de agrotóxicos

Esta tierra en 2009 fue epicentro de un fallo histórico, pero desde ese momento nada más ha sucedido desde el ámbito gubernamental, algo que inquieta de sobremanera. “El proyecto qué me tocó redactar y fue presentado por el Colectivo Cultura Orgánica, tuvo la anuencia del actual concejal Matías Bracco, de otros ediles que hoy no se encuentran en funciones y de la población en general”.

Una iniciativa que fue atravesada por uno de los lobbies más poderosos, el del agronegocio. “En noviembre ingresa a mesa de entrada para poco tiempo después ser tratado en sesión. Allí más de 130 productores se encontraban presentes con la idea de sumar presión, por el otro lado nos encontrábamos integrantes de Cultura Orgánica y vecinos, el debate fue muy intenso y se acordó en no votar el proyecto, pero si abrir la sesión para una audiencia pública que deberá darse este año. La intención es que en estas audiencias se profundice el debate sobre agroecología, distintos actores sociales estarán brindando su valiosa opinión al respecto”, dijo.

Retornando  al foco de la última denuncia realizada, la abogada fue tajante: “No es la primera, en noviembre del año pasado uno de los profesores del club realizó una denuncia por fumigaciones terrestres que se dieron pegadas al alambrado que separa el campo de la cancha de fútbol. Es muy complejo el panorama, por eso la idea es realizar un amparo ambiental en los próximos días”, concluyó Eugenia Boccio.