El titular de Políticas Educativas de la CGT y de la Unión Docentes Argentinos, Sergio Romero, salió al cruce de los “diputados integrantes de la Comisión de Educación” que “aspiran esta semana a firmar un dictamen para declarar servicio público esencial a la educación con el único fin de apretar a las trabajadoras y los trabajadores vinculados a la actividad”.

“Esto no es una iniciativa para mejorar el sistema educativo, al contrario, es para perjudicar a las personas que lo mantienen de pie”, formuló el dirigente.

Más adelante, Romero dijo que “los legisladores podrían aprovechar su tiempo para discutir la inversión para abrir más escuelas, el FONID y fomentar inmiscuir a la Argentina en los estándares salariales de países desarrollados”.

Enseguida, el docente manifestó: “Nos clausuraron el salario inicial en $ 250.000 pesos, recortaron y ajustaron nuestros ingresos y, como si fuera poco, ahora un grupo de legisladores dice que por Ley la Educación será servició público esencial”.

“Queda claro que la educación para estos diputados es cualquier cosa, menos esencial”, finalizó.