lo más importante

fue la mano de dios