La llamada “Masacre de Pasco”, una matanza cometida en 1975 por la organización terrorista paraestatal Triple A, fue reconstruida por el realizador Martín Sabio en un documental titulado “Pasco, avanzar más allá de la muerte”, que tendrá su pre-estreno mañana en la sala Tita Merello de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), en vísperas de un nuevo aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

El secuestro, tortura, fusilamiento y dinamitación de los cuerpos de ocho militantes de la Juventud Peronista (JP) cometido el 21 de marzo de 1975 en el barrio San José Obrero de Temperley, del partido bonaerense de Lomas de Zamora, por la Triple A amparada por José López Rega, por entonces ministro y “mano derecha” del gobierno de María Estela Martínez de Perón, fue “un caso de laboratorio que prefiguró la represión parapolicial que sucedió al golpe”, afirmó Sabio

El documental de Sabio traza en 108 minutos el libro “Masacre de Pasco”, de la docente Patricia Miriam Rodríguez.

La “Masacre de Pasco” es uno de los hechos de violencia política más graves que precedieron a la represión ilegal y que sin embargo recién se recupera a partir de la investigación que prologó a esta película, filmada por un concurso del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales.

La cinta está narrada a través de la mirada de un grupo de alumnos y alumnas de la escuela de Educación Media Nº15, en el barrio de San José Obrero y se propone reconstruir los sucesos enmarcados en un proceso de “memoria-reflexión” que apunta hacia la historia reciente y se entremezcla con pareceres y subjetividades del presente.

Télam: ¿Cómo decidió la mirada del documental, tomada a partir del trabajo de los propios alumnos?

M.Sabio: La película se filmó con alumnos de 5to y 6to año de la escuela secundaria Vicente Sierra. Lo que va haciendo este grupo de alumnos es proponerse una actividad de reivindicación de las víctimas en el propio lugar de los hechos, en un espacio donde nunca se había realizado un gesto en ese sentido. Desde ese lugar se reconstruye la historia de los militantes caídos en la masacre y se produce la transformación de este grupo de chicos a partir de la profundización de la historia, hasta que ellos mismos se constituyen en los portavoces de la historia en el barrio.

T – ¿Qué relevancia política le asigna al hecho dentro del marco general de la represión ilegal?

MS – Fue un acto terrorista que consistió en el secuestro y fusilamiento de ocho personas, entre ellos, Héctor Lencina, concejal del justicialismo, y otros militantes de la JP, en una recorrida de autos que comienza con un tiroteo en Pasco y Donato Alvarez y termina con los fusilamientos en un descampado entre Almirante Brown y Temperley. Fue una suerte de laboratorio del accionar parapolicial que se desplegó después con la dictadura. Fue uno de los hechos más cruentos, porque se los fusiló y luego se dinamitaron los cuerpos.

T – ¿A que alude el título del documental?

MS – Recuerda una frase de un texto de Osvaldo Bayer de aquellos años, que hablaba acerca de que los militares habían ido mucho más allá de la muerte. Que no se habían conformado con matar, sino que fueron más allá de eso. La frase está tomada con la idea de dejar eso atrás y transformarlo y recordar el estado de organización que existían en el barrio y que precedió a la masacre y que hoy se reconstruye en el territorio.