San Lorenzo homenajeó ayer a Edgardo «Patón» Bauza, entrenador con el que salió campeón de la Copa Libertadores en 2014, con la inauguración de un mural con su imagen y el bautismo del vestuario local con su nombre.

Con presencia de familiares, parte del plantel campeón y miembros de la dirigencia azulgrana, primero se inauguró el retrato del técnico en un mural ubicado en el acceso de la popular local del Nuevo Gasómetro, en el que se ve la icónica figura de Bauza levantando la Copa Libertadores con una amplia sonrisa.

«¡Faltaba una sorpresa más!», reveló el club desde sus redes sociales y mostró la transformación del vestuario local, lugar que compartió Bauza con el plantel durante su permanencia en el conjunto de Boedo, que ahora llevará su nombre.

Con su frase: «No les permito jamás a los jugadores que dejen de soñar» en una de las paredes, el «Ciclón» cerró el emotivo homenaje al «Patón».

El entrenador, retirado de la actividad profesional por cuestiones de salud, permanece en la ciudad ecuatoriana de Quito, donde vive junto a su familia.