El juvenil delantero Mateo Retegui se despidió hoy de Estudiantes de La Plata, club en el que tuvo un buen rendimiento durante la última temporada, y volverá a Boca Juniors, dueño de su pase, a la espera de conocer su futuro futbolístico.

«Gracias a mis compañeros, entrenadores, cuerpo médico, prensa, seguridad, cocineros, cancheros, utileros y a toda la familia de Estudiantes por el cariño, el apoyo y todo este tiempo compartido. Están en mi corazón», publicó en redes sociales.

El joven de 21 años que se ganó el corazón pincha con su gol a Gimnasia en el último clásico de visitante finaliza el 30 de junio su préstamo con el club platense, al que llegó a comienzos de 2019 con una opción de compra del 50% fijada en dos millones de dólares.

Retegui, hijo del reconocido entrenador de hockey sobre césped, disputó con Estudiantes un total de 29 partidos, de los cuales 15 fueron como titular y convirtió cinco goles, tres de ellos a principio de este año, cuando tuvo su mejor rendimiento.

Ahora el atacante deberá volver a ganarse un lugar en el Boca campeón de Miguel Ángel Russo, donde jugó muy poco cuando estuvo, precisamente ocho minutos en la victoria sobre Patronato del 17 de noviembre de 2018, cuando ingresó en lugar de Carlos Tevez.

«Estoy tranquilo. Hace dos días me llamó Alayes para despedirme y agradecerme por este tiempo en Estudiantes y ahora estoy con la cabeza en Boca, entrenando en doble turno desde que arrancó la cuarentena. Me siento preparado para pelear un lugar donde sea que vaya», aseguró Retegui, que regresa de su préstamo al igual que Walter Bou desde Unión.