Newell’s fue de mayor a menor y cayó por la mínima ante Huracán en el estadio Coloso Marcelo Bielsa, donde sufrió la desventaja cuando menos la esperaba y no supo reponerse durante el encuentro que cerró la fecha 13 de la Liga Profesional de Fútbol.

La Lepra sufrió una baja inesperada en la previa, apenas unas horas antes del comienzo, cuando el defensor titular Facundo Zahir Mansilla fue internado a causa de una apendicitis, por lo que en su lugar regresó al primer equipo Manuel Capasso.

El arranque estuvo marcado por la intensidad leprosa con tres chances clarísimas, todas desde la derecha: un centro atrás que Nicolás Castro no pudo conectar, un zurdazo del mismo jugador que dio en el palo y un cabezazo de Maximiliano Comba.

En el correr de la primera parte, el uruguayo Jhonatan Candia se ganó la tarjeta amarilla y estuvo al límite por una durísima infracción. A los 24 su compatriota Matías Coccaro metió la cabeza desde el córner para una inesperada ventaja quemera.

A la segunda mitad los protagonistas retornaron sin variantes, pero cuando Juan Sforza cometió una nueva infracción y se salvó de la segunda amarilla, el Negro Gamboa movió el banco de suplentes y a los 8 ingresó en su lugar Mateo Maccari.

Al mismo tiempo el volante Fernando Belluschi entró por Jerónimo Cacciabue, renovando la zona media con un aire más ofensivo. A los 18 fue el turno del delantero Jonatan «Churry» Cristaldo, quien volvió de su lesión en reemplazo de Ramiro Sordo.

La más clara para el empate tuvo lugar con un control y posterior remate de Castro que se fue muy cerca del palo de Díaz. Y a los 32 tuvo un buen tiro libre para acercarse pero el potente disparo de Ignacio Scocco se fue por encima del parante.

El Negro Gamboa agotó variantes con Francisco ‘Panchito’ González y Justo Giani, que se vinieron a la cancha por Comba y Bíttolo, pero ya no hubo caso: el Globo se cerró en su arco y la Lepra no tuvo recursos para ir a rescatar aunque sea un punto.

En definitiva Newell’s no supo aprovechar el envión anímico y volvió a perder en el Parque, el escenario que mejor le sentaba en el arranque de un campeonato donde se mantiene con 15 unidades, mientras su rival de turno llegó a los 16 y lo superó.