En 1993, Johnny Cash estaba entre contratos discográficos y a punto de embarcarse en una colaboración emblemática con el productor Rick Rubin que abarcaría los últimos 10 años de su vida, comenzando con American Recordings de 1994. Durante ese momento crucial de su carrera, Cash se sumergió en la creación y grabación de demos originales que mostraban su destreza como compositor, que ahora, tres décadas después, ven la luz.

El hijo de Cash, John Carter Cash, redujo las grabaciones a sólo la voz y la guitarra acústica de su padre, y reclutó al coproductor David “Fergie” Ferguson y a algunos músicos con los que su progenitor había colaborado anteriormente para completar las grabaciones.

Titulado Songwriter, el álbum cuenta con 11 canciones, todas escritas por Cash. Solo dos canciones son familiares para los fans de los discos de Rubin: Drive On y Like a Soldier, que habían sido lanzadas previamente en American Recordings.

Aunque las interpretaciones de Rubin favorecían el minimalismo profundamente sentido, sólo una guitarra acústica y el tono vocal idiosincrásico de Cash, las versiones de Songwriter poseen un sonido más estratificado con instrumentación adicional.

Enfatizando el papel de Cash como compositor, esta colección existe en contraste con sus álbumes típicos o actuaciones en vivo grabadas, que a menudo mezclan sus propias composiciones con canciones de otros autores. Este álbum permite a los oyentes apreciar a Cash como intérprete, compositor y letrista, destacando una intersección única de su viaje artístico.

El primer sencillo lanzado anteriormente, Well Alright, con infusión de rockabilly, exuda el estilo inconfundible de Cash hasta tal punto que fácilmente podría haber encontrado un lugar junto a clásicos como Big River. En una línea de tiempo alternativa, la canción incluso podría aparecer en el repertorio de The Grateful Dead, pues han versionado muchas canciones de Cash.

En su conjunto, Songwriter ofrece una visión de una breve fase creativa de la carrera de Cash que se vería interrumpida por una brillante colaboración creativa con Rubin. Si bien no es su trabajo más audaz, Songwriter sirve como un viaje conmovedor a un momento decisivo del legado musical del Hombre de Negro.