Un video que muestra a una pareja de animales de llamativa apariencia para quienes desconocen la fauna de la región mesopotámica argentina se viralizó en las últimas horas. La incógnita despertó inicialmente el debate en las redes sociales, pero luego se conoció que eran dos ejemplares de una especie en peligro de extinción.

La grabación fue hecha en un campo de Corrientes el último fin de semana y en ellas se puede apreciar a dos animales que, según se supo después, pertenecen a la familia de los aguará guazú, una especie oriunda de la región mesopotámica.

Su nombre, en lengua guaraní, significa “zorro grande” y su designación científica es Chrysocyon brachyurus. Otras denominaciones son: borochi, lobo de crin, lobo de los esteros, lobo colorado y mbuaravachú.

El aguará guazú, es una de las tantas especies protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres. Sin embargo, la caza indiscriminada y la explotación de su hábitat por cultivos de arroz y caña de azúcar, sobre todo, han puesto en peligro de extinción.

Muchos de estos animales fueron perseguidos y asesinados por ser identificados con el mito de el “lobizón”, parte lobo y parte hombre. Algunos supersticiosos creían que su aullido llamaba a los espíritus malignos y catástrofes.

El “zorro grande” se alimenta de pequeños mamíferos y aves. Captura ranas, lagartos, víboras, cuises, armadillos e incluso insectos. También aves, sus huevos y distintos frutos y hasta raíces. Por lo cual es inofensivo para el hombre.

El video: