Este martes el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, visitó la ciudad de Rosario para ser distinguido por la UNR con el Doctor Honoris Causa en el Espacio Cultural Universitario (San Martín 750), con previa conferencia en el Hotel Ross Tower del centro de la ciudad.

El Licenciado Franco Bartolacci, decano de la facultad de Ciencias Políticas, fue quien dio inicio a la ceremonia, y agradeció la presencia de Correa, a quien caracterizó como “una referencia ineludible en la política latinoamericana”, y “un faro en tiempos de retroceso conservador” por su importante trayectoria como presidente y las políticas que implementó.

El homenajeado, se mostró agradecido y afirmó que el honrado era él ya que “por cuestiones familiares” está viviendo en Bélgica, por lo cual se siente “reconfortado por ser valorado en Argentina” con quienes, durante su gestión como presidente ecuatoriano “se han hecho muchas cosas en conjunto, sueños de Patria Grande, primero con Néstor, luego Cristina”.

Asimismo, ponderó que durante el tiempo que coincidieron presidiendo sus países, tuvo “una buena relación con Mauricio Macri, de mutuo respeto, incluso colaboramos un poco transmitiendo la expceriencia de nuestra reforma educativa”.

“Les pido perdón a los argentinos por Durán Barba”

Correa expresó que “cree más en los que iluminan sin brillar, que en los que brillan sin iluminar”, haciendo referencia a los trabajadores de todos los días, las mujeres, y madres solteras de América Latina, pero que aún así valora el reconocimiento si es que ha “sido referencia para alguien”.

En tal sentido, agregó que “es un representante de su pueblo” por lo cual este es un reconocimiento, y “enhorabuena” para el pueblo ecuatoriano que después de tanto tiempo ha despertado de su letargo y tomado las riendas de su destino”.

Restauración conservadora 

En la visión de Correa, “vivimos una restauración conservadora” en la región desde 2014 y “hay hasta un verdadero Plan Cóndor”, en relación con la coordinación de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 del siglo XX.

“Ya no son las botas militares de los años 70, no las necesitan, es suficiente con sus medios de comunicación y con judicializar la política”, agregó.

“Cuando más oscura es la noche, más cerca está el amanecer”.

No obstante, el ex mandatario se esperanzó: “Son épocas duras, aunque estamos mejores que en los 90′ en América Latina, creo que nuestros pueblos responderán y recuperaremos terreno, que nos roben todo menos la ilusión”.

Y citó a un Eloy Alfaro, presidente ecuatoriano de principios del siglo pasado: “Cuando más oscura es la noche, más cerca está el amanecer”.

Lula: héroe, mártir o presidente

Respecto al contexto socio político que atraviesa la actualidad en América Latina, el Doctor en Economía hizo especial énfasis en la situación que vive Brasil y se mostró muy crítico respecto a la  destitución de la ex presidenta Dilma Rousseuf, y sobre todo al intento de apresar a Lula da Silva, con quien se reunió días anteriores y a quien describió como una persona con una “fuerza increíble aún estando a días de poder estar encarcelado”. “Lula preso es un héroe, Lula muerto es un mártir, Lula libre es presidente”, remarcó, sin embargo expresó que América Latina le ha dado la espalda “mira hacia otro lado”.

“Lula preso es un héroe, Lula muerto es un mártir, Lula libre es presidente”

“Si lo que le hicieron a Lula hubiera pasado con un opositor en Venezuela, ya la estarían invadiendo”, añadió el ex mandatario.

Al ser consultado sobre la victoria de Mauricio Macri en las elecciones y el por qué de esa victoria, pidió que se le disculpe por no poder opinar tan abiertamente debido a su antiguo revestimiento institucional, aunque mencionó que todos los gobiernos cometen errores, y que después de muchos años “hay desgaste, y errores, e ineludiblemente casos de corrupción”.

Sin embargo, diferenció el caso de Brasil y Ecuador con la situación de Argentina, donde “la derecha accedió al poder de forma democrática”, aunque reconoció el gran apoyo mediático que recibió. “Un mecanismo muy utilizado por la derecha es la alianza con los medios de comunicación”, dijo, y aseguró que “la dictadura perfecta requiere del apoyo mediático”.

Y aclaró: “No ser un gobierno corrupto no quiere decir que no exista ningún caso de corrupción, sino tener cero tolerancia con eso”.

Episodio con Odebrecht

En ese tren Correa recordó el episodio Odebrecht, durante su presidencia, cuando en 2008 expulsó a la empresa brasileña por problemas con un proyecto de obra pública. “Existe una clara doble moral, Odebrecht era la empresa estrella, todos querían trabajar allí, organizaba concursos de arte, de periodismo, me acusaron de maltratar inversionistas cuando los eché de Ecuador; después pidieron perdón y regresaron y ahora el corrupto soy yo, ellos armaron el mecanismo de corrupción vía utilización de paraísos fiscales más sofisticado del mundo y los corruptos somos nosotros por no darnos cuenta”, reflexionó el flamante Honoris Causa de la UNR.

“La dictadura perfecta requiere del apoyo mediático”

Lenín Moreno y Durán Barba, patología y perdón

Al referirse a la actual vida política de Ecuador, el ex mandatario mencionó que con la consulta popular recientemente celebrada allí, “no se respetaron los mecanismos constitucionales” y explicó como la población ha sido manipulada para votar por cosas que no han sido debidamente explicadas; a la vez que criticó fuertemente a su sucesor, Lenín Moreno (su compañero de fórmula en su primer presidencia).

“Lo de Lenín Moreno es patológico”

“Es increíble todas las tonterías que dice, hace diez meses hablaba de mí como el ‘mejor presidente de la historia de Ecuador’, ‘el mejor ecuatoriano de todos los tiempos’, calificaba nuestro gobierno como grandioso, y ahora me acusa de ladrón, autoritario e incluso de que pretendí su fracaso”, le espetó a su ex delfín.

Por último, Correa se refirió a su compatriota Jaime Durán Barba, asesor estrella del presidente Mauricio Macri, y pidió “perdón a los argentinos” por la representación que ejerce el ecuatoriano escritor de “El Arte de Ganar”.

“El tiene su libro, donde dice descaradamente que somos simios emocionales, que el show importa más que la realidad, que los medios de comunicación para eso son clave, que se debe aplastar al adversario, es el libreto que se está aplicando en Ecuador y me temo que por aquí también”, cerró.